Kari Lake se niega a conceder los resultados de las elecciones de Arizona mientras reúne un equipo legal

La republicana dijo que está reuniendo al mejor equipo legal y que ya está recabando pruebas y datos con el proceso electoral "estamos explorando todas las vías para corregir los muchos errores que se cometieron la semana pasada" en Arizona

Además, Lake atacó a Hobbs por negarse a declinar de los procedimientos electorales de este año.
Además, Lake atacó a Hobbs por negarse a declinar de los procedimientos electorales de este año.
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

La candidata republicana a gobernadora de Arizona, Kari Lake, se negó a conceder la carrera a la demócrata Katie Hobbs, lo que condujo a preocupaciones sobre el proceso electoral en el estado.

Varios medios de comunicación, entre ellos Associated Press, proyectaron que Hobbs salió victoriosa de la carrera el lunes, pero Lake señaló que está reuniendo un equipo legal que está “recolectando evidencia y datos” vinculados con el proceso electoral.

“Tenga la seguridad de que he reunido al mejor y más brillante equipo legal y estamos explorando todas las vías para corregir los muchos errores que se cometieron la semana pasada”, expresó Lake en un video publicado el jueves en la mañana. “Estoy haciendo todo lo que está a mi alcance para verificar estos errores”.

En numerosas oportunidades, la republicana, quien está respaldada por el expresidente Donald Trump, evitó las preguntas sobre si aceptaría los resultados de los comicios en Arizona.

A partir del día de las elecciones, Lake ha tildado a los funcionarios electorales de “incompetentes”, y poco después de que se proyectó a Hobbs como ganadora, Lake escribió en su cuenta de Twitter lo siguiente: “Los arizonenses conocen la BS cuando la ven”.

Asimismo, Lake apuntó el mal funcionamiento de la impresión en el condado de Maricopa, el condado con más población del estado que incluye a Phoenix, denominándolo de “imperdonable” y argumentando que los electores fueron privados de sus derechos.

En este sentido, 70 de los 223 centros de votación del condado a inicios del día de los comicios usaron impresoras que fabricaron boletas con tinta demasiado clara para que las máquinas de tabulación las leyeran, informaron los funcionarios electorales.

Los electores podían esperar hasta que se solucionara el problema, emitir su voto en otro centro de votación o depositar su boleta original en una caja segura separada del resto que se envió a las instalaciones centrales del condado para su conteo.

Las autoridades electorales del condado rechazaron en diferentes oportunidades las acusaciones Lake, alegando que a nadie se le negó la oportunidad de ejercer su derecho de votar y señalaron que el problema afectó a menos del 7% de las boletas del día de las elecciones.

La campaña de Lake y los republicanos solicitaron una extensión de la votación en persona el día de los comicios en el condado justo antes de cerrarse las urnas, sin embargo, un juez de Arizona rechazó la moción y dijo que no había visto pruebas de que un elector no pudiera emitir su voto.

“La buena noticia es que la administración electoral ha incorporado despidos: planes de respaldo cuando las cosas no salen según lo planeado”, declaró el presidente de la Junta de Supervisores del condado de Maricopa, Bill Gates (R), y el vicepresidente Clint Hickman (R), en un comunicado conjunto.

“Esto permite que todos los votos válidos cuenten incluso si la tecnología, en ocasiones, falla”, dice el comunicado. “Los votantes afectados por el problema de la impresora tenían varias formas de emitir su voto, incluida la entrega de su boleta completa en una caja segura (puerta 3) en el sitio. Esas boletas serán verificadas como legítimas y luego tabuladas”.

Algunas de las afirmaciones de Lake fueron respaldadas por Trump, quien entró formalmente a la contienda presidencial de 2024.

Además, Lake atacó a Hobbs, quien se desempeña como secretaria de estado de Arizona, por negarse a declinar de los procedimientos electorales de este año.

La oficina de la demócrata supervisa la certificación de las elecciones, mientras que los condados manejan boletas y envían sus conteos a la oficina.

Lea también: