Si quieres freír tu pavo de Acción de Gracias: 6 recomendaciones para tener éxito

Los expertos en seguridad alimentaria comparten seis consejos básicos para freír con éxito el pavo de la cena de Acción de Gracias y sin correr peligrosos riesgos de accidentes

Un pavo entero se puede freír siempre que no esté relleno y se haya descongelado por completo.
Un pavo entero se puede freír siempre que no esté relleno y se haya descongelado por completo.
Foto: Shutterstock

El pavo frito en grasa es una de las distintas maneras de cocinar con éxito el ave para la cena de Acción de Gracias. Si bien los resultados de un pavo frito pueden ser un ave sabrosa y jugosa, hay varias recomendaciones que los expertos en seguridad alimentaria y en cocina recomiendan seguir.

Cuando no se hace adecuadamente, freír un pavo puede ser muy peligroso y ocasionar accidentes catastróficos que lleven al cocinero al hospital.

De acuerdo con el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria (FSIS), un pavo entero se puede cocinar con el método de freír con mucha grasa, siempre que el pavo no esté relleno y se haya descongelado por completo. El pavo debe pesar 12 libras o menos.

1. El pavo debe de estar completamente descongelado

Bomberos de distintas ciudades han hecho demostraciones de cómo un pavo congelado puede arder en llamas y provocar una enorme bola de fuego después de ser colocado en una freidora. La manera más sencilla de explicarlo es la peligrosa combinación de agua y aceite extremadamente caliente.

2. Usa el aceite suficiente

El FSIS señala que hay problemas de seguridad cuando se trabaja con una cantidad tan grande de aceite. Recomienda seleccionar un recipiente de cocción lo suficientemente grande como para sumergir completamente el pavo en aceite sin que se derrame. El aceite debe cubrir el pavo de 1 a 2 pulgadas.

Para calcular la cantidad de aceite necesario, realiza una prueba preliminar con agua. Coloca el pavo en el recipiente cocina y agrega agua hasta cubrir. Retira el pavo y mide la cantidad de agua. Esta es la cantidad de aceite necesaria. Reiteramos la recomendación de freír un pavo que se ha descongelado y no está mojado.

3. Fríe el pavo al aire libre

No se recomienda freír el pavo en una zona cerrada. Al freír el pavo debe hacerse a una distancia segura de materiales inflamables, usar gafas de seguridad para proteger los ojos y agarraderas o guantes de cocina para manipular la freidora.

Mantén un extintor de incendios cerca de la freidora y evita usar agua para apagar un incendio de grasa.

4. Controla la temperatura del aceite y el tiempo de cocción

Calienta el aceite de cocina a 350 °F. Coloca el pavo en el aceite caliente bajandolo lentamente y con cuidado. Nunca desatiendas el aceite caliente y controla con frecuencia la temperatura del aceite con un termómetro.

El tiempo de cocción de un pavo frito en aceite es aproximadamente de 3 a 5 minutos por libra de tiempo de cocción. Una vez que se cree el pavo está listo, retira el pavo del aceite y drena el aceite de la cavidad.

5. Verifica la temperatura de pavo

Asegúrate de que el pavo está cocinado de manera segura alcanzando una temperatura interna segura de 165 °F. Usa un termómetro para alimentos para verificar en tres lugares, evitando el hueso: en la parte más gruesa de la pechuga; en la parte interna donde se unen el cuerpo y el muslo, apuntando hacia el muslo; y donde se unen el cuerpo y el ala, apuntando hacia el ala.

Si el pavo no está listo, coloca de nuevo el pavo en el aceite caliente para cocinarlo más. Cuando el pavo está listo, retíralo del aceite y colócalo en una bandeja resistente forrada con toallas de papel. La piel puede ser de color dorado a marrón oscuro a casi negro.

6. Dejar reposar el pavo durante 20 minutos

Dejar reposar el pavo por 20 minutos y descansar permite que el centro se cocine un poco más, que los jugos se asienten y que la carne sea más fácil de cortar.

Te puede interesar:
Pavo de Acción de Gracias: 7 recomendaciones a seguir para la salmuera
Cómo apagar un incendio de grasa en la cocina de forma rápida y segura
Pavo de Acción de Gracias: Por qué es mejor cocinar el relleno fuera del pavo