Columna de la Dra. Nancy Alvarez: ¿Por qué hay personas “adictas” al amor?

¿Qué lleva al ser humano a la adicción al amor? Como siempre, tienen mucho que ver las familias disfuncionales y la relación con papá y mamá y entre ellos.

Heart,In,The,Trap,,The,Concept,Of,Family,Relations

Crédito: Shutterstock

Las relaciones son adictivas cuando nos producen daño y comprometen negativamente nuestra salud física y emocional. Queremos dejarlas, pero no podemos liberarnos de ellas.

Del mismo modo que una persona adicta a una sustancia, necesita y tolera cada vez más cantidad para poder sentirse bien y supuestamente “funcionar”, los adictos al amor soportan mucho sufrimiento en las relaciones que establecen.

Comienzan a confundir al amor con obsesión. Esta adicción puede ser a alguien en particular, a una serie de hombres o mujeres, o a la búsqueda de una pareja. Se sienten atraídas por seres humanos incapaces de formar una pareja “sana”; eligen una y otra vez (porque se trata de una elección) a personas incapaces de comprometerse afectivamente. Sujetos que son emocionalmente inaccesibles.

Estas personas interpretarán todos estos rasgos como señales de que el sujeto está necesitado. Intentarán ayudarlo, salvarlo, curarlo o cambiarlo, con “el poder de su amor”.

En esto radica el punto de partida y la posterior dinámica insana de la relación. Dinámica que se caracteriza por la dependencia mutua (adicción).

“Hay dramatismo, caos, excitación, sufrimiento, algunas veces un alto voltaje de erotismo y sexualidad”, indica Joseph María Fericgla.

Estas personas co-dependientes se caracterizan por:

-Ponerse en último lugar, llevando a cabo toda forma de sacrificios personales, dejando de lado sus intereses y sus agendas de vida para “ayudar” al individuo del cual dependen.

-A más problemas, mayores dificultades e imposibilidades, el vínculo y la atracción por dicha persona crece.

-Viven destacando lo positivo de la relación, frente a sí mismos y a los demás, pero sufren de ceguera y sordera selectiva ante lo negativo o malo de su “amor”.

-Si no funciona, se culpan por el fracaso.

-Sufren de pánico al abandono, y de ahí que siempre estén dispuestos a cualquier cosa para evitar que la relación se acabe.

La seducción y la sexualidad son factores importantes en la dinámica de la relación. Los encuentros sexuales tienen mucha magia, química, romanticismo, erotismo y sensualidad. Hay un gran esfuerzo por complacer en el área sexual. Piensan que esto salvará, sanará o “amarrará” al individuo.

En su angustia por el miedo a ser abandonado/a, comienza a querer manejar y controlar al compañero/a, comenzando así la famosa danza “del sofocado y el abandonado”. Y mientras más se distancia la pareja, el adicto refuerza sus intentos, dando más “amor”: aumenta la concentración en la conducta del compañero, depende cada vez más en lo afectivo. Abandona sus intereses personales, sienten furia e impotencia inexplicables, surgen síntomas físicos y psíquicos relacionados con la adicción y el estrés que le provoca.

Si una de las personas de la pareja trata de distanciarse, o de interrumpir la relación, aparece el “síndrome de abstinencia” (igual que cualquier adicto).

¿Qué lleva al ser humano a la adicción al amor? Como siempre, tienen mucho que ver las familias disfuncionales y la relación con papá y mamá y entre ellos.

www.DraNancy.com

En esta nota

Consejos de familia Dra. Nancy Alvarez

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain