Activistas presionan por el ‘Dream Act’

Washington/EFE – Un grupo de activistas pro-inmigrantes de todo el país anunciaron ayer la creación de una firma nacional de presión para hacer “lobby” a favor de la aprobación del “Dream Act” para los estudiantes indocumentados en Estados Unidos.

La firma, DRM Capitol Group, inició sus operaciones ayer con sucursales en Arizona, California, Florida, Nueva York y la capital estadounidense, sede del Gobierno federal.

“DRM Capitol Group, LLC, surgió sólo para dar a nuestras comunidades representación en Washington y los capitolios estatales en toda la nación, en unos momentos en que no sólo los inmigrantes indocumentados sino también los estadounidenses que trabajan duro son asfixiados por los grandes y desproporcionados intereses corporativos”, explicó en un comunicado César Vargas, fundador y director gerente de la firma.

La empresa cuenta con personal especializado en relaciones gubernamentales, comunicaciones, “mercadeo político”, movilización comunitaria, estrategias electorales, y tecnologías de información y redes sociales.

El lanzamiento de la firma de cabildeo se produce en el marco de dos fuerzas opositoras- la que lucha por la puesta en marcha de la legalización de la población indocumentada, y la que exige más “mano dura” contra ella.

La legislación del “Dream Act”, que quedó sepultada en el Senado en 2007, permitiría la legalización de estudiantes indocumentados que llegaron a EEUU antes de los 16 años, y cumplen al menos dos años de universidad o se inscriben en el Ejército, entre otros requisitos.

Se calcula que los niños indocumentados totalizan 1,8 millones, o 15% de todos los inmigrantes “sin papeles” en Estados Unidos.

Según la Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados, 360.000 estudiantes de secundaria indocumentados, entre 18 y 24 años de edad, podrían recibir estatus temporal de residencia permanente si se aprobase el “Dream Act”.

Otros 50.000 indocumentados inscritos en universidades podrían solicitar un ajuste migratorio para obtener la residencia permanente, agregó el grupo. Además, 715.000 niños indocumentados, entre 5 y 17 años, podrían solicitar permiso temporal o residencia.