Apoyan asilo para gay torturado en México

San Diego, California/EFE – Un mexicano que asegura huyó a EE.UU. para escapar de torturas y violaciones a las que fue sometido tras participar en marchas del orgullo gay, y cuyo caso ha sido documentado por la ONU y el Departamento de Estado, es el centro de una campaña comunitaria para apoyar su petición de asilo.

Agustín Estrada Negrete, quien espera el resultado de su petición de asilo en San Diego, dijo que su caso refleja las violaciones a los derechos humanos, y que teme por su vida en caso de que tenga que regresar a México.

En entrevista con el canal de televisión ABC 10 News, Estrada Negrete dijo el jueves que está oculto en San Diego y que a consecuencia de la persecución que ha sufrido siente que su vida ha sido destruida.

En mayo de 2007 Estrada Negrete, quien era director de escuela en Chiconautla, al norte de la Ciudad de México, participó vestido rojo de la marcha por el Día Internacional Contra la Homofobia.

La imagen de Estrada Negrete, quien marchó entonces junto con su madre, apareció en periódicos locales, lo que provocó que algunos maestros lo denunciaran como un peligro para los niños a los que enseñaba en el Centro de Atención Múltiple, que sirve a menores con discapacidades.

Después de ser retirado de su cargo, bajo alegaciones de que era impropio para un educador haber participado en esa marcha, activistas, estudiantes y padres de familia organizaron 17 actos de protesta y lograron que se programara una junta para discutir su restitución.

Cuando acudió a la junta, que coincidió con una visita del gobernador del estado de México, y ante la cual había cámaras de televisión y prensa, Estrada Negrete fue arrestado por la policía local, en lo que se especula fue un intento de esconder su caso.

Pese a la presencia de personas que lo apoyaban, Estrada Negrete fue detenido, torturado, insultado y atacado sexualmente tanto durante su traslado como en la prisión de alta seguridad de Almoloya de Juárez.

Estrada Negrete, quien nunca recibió cargos por ningún crimen, dijo que fue violado alrededor de 40 veces antes de que fuera puesto en libertad, heridas que han sido verificadas por la Cruz Roja y su caso documentado por la ONU y el Departamento de Estado.

Mientras que su abogado de entonces, Jaime López Vela, un activista por los derechos de los homosexuales, se enfrenta a un proceso penal por insultos a la policía, ataques a las vías de comunicación, y obstrucción de justicia por el cual podría pasar hasta 14 meses en la cárcel.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó en abril de 2010 que el estado mexicano tomara medidas para garantizar la seguridad y la vida de Estrada Negrete, pero ante su incumplimiento decidió huir de México y vivir en San Diego.

Este es el primer caso en el que la CIDH consideró respecto a un miembro de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero (LGBT) de México.

Activistas locales se han organizado para apoyar la petición de asilo del hombre de 35 años, que debe de ser resuelta en un mes.