Ebrard ofrece un México más seguro

Competirá con Andrés Manuel López Obrador candidatura presidencial

México/EFE – El alcalde de Ciudad de México, el izquierdista Marcelo Ebrard, ofreció ayer “cambiar el rumbo” de su país y convertirlo en un lugar “más seguro y justo” si llegara a la Presidencia en los comicios del 1 de julio de 2012.

“México necesita un cambio de rumbo, no es un problema de un tema o de corregir un área, la economía, la educación. No, es un problema del rumbo general que el país lleva”, añadió Ebrard en declaraciones a la emisora MVS.

Además, el político publicó en varios diarios su programa, “¿Para qué deseo ser presidente?”, a pocos días de que el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el mayor de izquierda en México, realice una encuesta entre la ciudadanía para elegir entre él y Andrés Manuel López Obrador, aspirante en 2006, como su candidato.

En materia de combate al crimen organizado, propone “enfrentar a las organizaciones delincuenciales con toda determinación, respetando las reglas del Estado de Derecho”, aunque no explica si mantendrá o no al Ejército en la lucha contra ese delito.

En cuanto al rumbo económico, Ebrard dijo que el modelo que sigue México es obsoleto y ha tenido un “resultado desastroso” en EE.UU., un país que tiene una sociedad cada vez más desigual.

Planteó “abrir el crédito, que es muy caro”, potenciar la inversión en infraestructura y reducir el peso de los monopolios “tanto en la vida pública como en la económica”.

Otro punto fundamental de su programa, declaró a la emisora, será “reducir la desigualdad”, ya que está creciendo en un país con más de 50 millones de personas sufriendo algún tipo de pobreza.

Dijo que para ello modificará la estructura fiscal actual, que favorece “claramente la concentración del ingreso”.

“No es vía Impuesto del Valor Agregado (IVA), es vía Impuesto sobre la Renta (ISR)”, precisó el alcalde, quien estimó necesario cambiar el régimen de “consolidaciones fiscales”, que permite a las empresas no pagar gravámenes elevados.

Además, se mostró partidario de potenciar la educación superior en México, ya que actualmente seis de cada diez jóvenes están fuera de la educación formal.

En el terreno político, sugirió separar las funciones de jefe de Estado y de jefe de Gobierno, cediendo al primero el mando de las Fuerzas Armadas, la dirección de la política exterior y la representación institucional, y dejando en manos del segundo la conducción del Ejecutivo.

Anticipó que tras las presidenciales de 2012 será “muy difícil” lograr “mayoría absoluta”, por lo que habrá que buscar esquemas de gobierno en coalición.

Una encuesta abierta a la población definirá antes del 15 de noviembre entre López Obrador y Ebrard el aspirante del PRD a la Presidencia.