¡Enciende tu chispa!

Una de mis canciones favoritas es: “Firework”. En español significa fuegos artificiales. En el video, la cantante Katy Perry, aparece en la azotea de un edificio vestida con un bello traje blanco. Cuando se acerca al borde, abre sus brazos y de su corazón sale un espectáculo de fuegos artificiales.

El mensaje de la canción indica que no importa cuan frágil, perdido, o solo te sientas, todavía tienes una oportunidad de superarte porque aún hay una chispa dentro de ti, solo tienes que encenderla y dejarla brillar.

Lo que ilustra esta canción es cierto. Cuando tu llama interior esta encendida nada te detiene y todo en lo que pones tu enfoque puedes conseguirlo. Es ahí, cuando puedes cerrar un trato, ganar un campeonato o acabar con algo que no te conviene. En esos momentos piensas: “estoy que no me detiene ni un tren”. De la misma manera, si tu llama se extingue ¡estas acabado!

¿Qué hacer si tu llama está apagada o tenue? Lo único que puede eclipsar tu luz es el miedo. Ya sea miedo a fracasar, miedo al rechazo, o tal vez miedo a sufrir.

Todos los miedos se resumen en uno; miedo a lo desconocido. Es decir, temes no tener la garantía de que todo va ir bien. Pero las garantías no existen. Hay que tomar riesgos, ¡aunque las rodillas te tiemblen!

El siguiente ejercicio te ayudará a encender tu chispa. Se trata de conectarte con el interior de tu corazón, el lugar donde Dios reside en nosotros y donde encontramos la respuesta a nuestras preguntas y solución a nuestros retos más grandes.

Cierra los ojos, relájate y enfoca toda tu atención en tu corazón. Pon tu mano sobre él. Piensa en el amor que tienes por alguien muy cercano a ti y permite que ese sentimiento cálido arrope tu pecho. Luego visualiza una llama dentro del corazón y veras como experimentas un sentimiento de fortaleza. Repite este ejercicio cada vez que necesites sentirte seguro de ti mismo y poderoso. Mientras más confianza tienes ti, más resplandece tu luz, ¡y más logros puedes alcanzar!