Irán fustiga a gobiernos de Europa y EEUU

Naciones Unidas/Notimex – El presidente iraní Mahmoud Ahmadineyad ofendió de nuevo ayer a Estados Unidos y Europa al pronunciar un discurso en la Asamblea General de la ONU en el que cuestionó las raíces históricas del Holocausto y la veracidad de los ataques de 2001.

La delegación de Estados Unidos fue la primera en abandonar la sala, en donde ocurre el debate de la Asamblea General, cuando Ahmadineyad dijo que Washington organizó los ataques del 11 de septiembre de 2001 como excusa para invadir países del Medio Oriente y apoderarse de su petróleo.

A la delegación de Estados Unidos siguieron las de Francia y Austria, y luego todas las demás delegaciones europeas representadas en la Asamblea General, cuando el líder iraní mencionó que Europa sigue usando el Holocausto para “pagar renta o rescate” a Israel.

Al igual que en su alocución del año pasado, Ahmadineyad se las arregló para ofender a los gobiernos de Estados Unidos y de Europa en un discurso de casi 30 minutos, excediendo los 15 minutos concedidos a cada jefe de Estado y de gobierno en el podio de la Asamblea General.

“¿Quién uso el misterioso incidente del 11 de septiembre como un pretexto para atacar Afganistán e Irak, matando, lastimando y desplazando a millones en dos países con el objetivo final de dominar Medio Oriente y sus recursos petrolíferos?”, expresó Ahmadineyad.

En ese sentido, el mandatario iraní indicó que su propuesta de crear una comisión que indagara los hechos que rodearon los ataques del 11 de septiembre de 2001 fue obstaculizada por la ejecución de Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda, que pudo haber arrojado luz sobre el incidente.

“¿Había cierta información confidencial que (Estados Unidos) quería mantener en secreto?”, preguntó el líder iraní.

Con preguntas retóricas similares, el mandatario iraní se dedicó a criticar a Estados Unidos y a sus aliados en el mundo, a quienes culpó de la crisis financiera, la violencia internacional y el ejercicio de un poder colonial para someter a otras naciones.

Asimismo, cuestionó el uso de “las redes de comunicación imperialistas, que bajo la influencia del colonialismo” amenazan a cualquiera que “cuestione el Holocausto y los eventos del 11 de septiembre”.

Agregó que el sionismo –el apoyo a la existencia del Estado de Israel– es visto en Occidente como “una noción e ideología sagrada. Cualquier cuestionamiento sobre sus fundamentos e historia es condenado como un pecado imperdonable”, destacó el líder ante una sala semivacía a esas alturas del discurso.