Pozole: platillo mexicano para celebrar la Herencia Hispana

Chicago/EFE – El pozole, ese típico platillo mexicano a base de maíz, es hoy en día muy popular entre los inmigrantes hispanos en Estados Unidos que lo han adoptado como parte de su gastronomía.

La palabra pozole viene del vocablo náhuatl “posol” que significa caldo.

Dice una leyenda que al último rey azteca, Moctezuma, se le sirvió una vez un rico pozole con pedazos de pierna de un hombre que fue sacrificado.

La preparación de este platillo, condimentado a base de maíz y carne de puerco o pollo, toma cinco horas.

Primero se lava y escurre el maíz y luego se cuece a fuego lento. El maíz se hierve en agua con ajo y hierbas hasta que los granos se revientan. Luego se le agrega la carne de puerco.

Ya listo para comer, a este platillo se le agrega, según la región en México, cebolla, orégano, rábanos, repollo o lechuga, chile chipotle, aguacate y limón y se acompaña con unas ricas tostadas.

Chicago, como otras ciudades de Estados Unidos y de México, ofrece una variedad de estilos de pozole- verde, blanco y rojo.

En los barrios hispanos de esta ciudad muchas taquerías y restaurantes ofrecen pozole los fines de semana, pero cada vez más restaurantes se especializan en vender pozole a diario.

Este es el caso del Restaurante El Pozolito, en la Avenida Norte de la ciudad, en donde su propietario, Javier Murguía, ofrece este platillo a diario a sus clientes.

“En diferentes estados de México hay diferentes estilos de pozole”, afirmó Murguía. “En el estado de Guerrero se sirve con un pedazo de chicharrón, aguacate, cebolla y sus tostadas. El pozole puede ser de pollo o puede ser de puerco”.

“Aquí trabajamos el pozole verde, el blanco y el rojo y es auténticamente original como en Guerrero, México”, dijo Murguía a Efe.

El pozole es un platillo que se puede servir en diferentes eventos y se presta también para celebrar el Mes de la Hispanidad, ocasión que hace recordar a los latinos su herencia cultural.

“Se puede usar en eventos especiales y en toda ocasión”, reiteró este empresario quien opina que es especialmente apropiado para las diferentes celebraciones a lo largo del país del Mes de la Hispanidad.

Murguía agregó que el pozole verde es el favorito de sus clientes en los diez años que lleva en este negocio.

“Al pozole verde lo prefieren por el sabor”, añadió Murguía. “La salsa verde le da ese sabor especial, la salsa se prepara con pipian.”

Saúl González, 47, es un cliente habitual de El Pozolito y tiene ya varios años visitando este lugar.

“Me gusta mucho el pozole aquí porque es una receta original”, comentó González.

“He probado el pozole en otros lugares de Chicago pero no se compara como el que prepara aquí el señor Javier; el verde es muy bueno, el pozole rojo tiene un sabor muy diferente pero muy sabroso y el pozole blanco lo combina usted como quiera”, agregó.

El pozole está siempre presente en los festejos patrios y en otras ocasiones.

“En el estado de Guanajuato de donde yo provengo es algo muy tradicional en las celebraciones, en las Navidades y en los cumpleaños y claro es también perfecto para el Mes de la Hispanidad aquí.”

Rafael Pérez, chef principal del Instituto Culinario del Colegio San Agustín en Chicago, dijo a Efe que los futuros chef no preparan pozole en su escuela pero que cuando hay un festejo los estudiantes siempre lo traen de casa.

“Siempre lo preparan en casa y lo traen a nuestros eventos y fiestas”, sostuvo Pérez.