Unos 100.000 fieles asisten a misa papal

FRIBURGO DE BRISGOVIA/Servicios noticiosos – Frente a decenas de miles de fieles que lo ovacionaron y ondearon banderas vaticanas, el papa Benedicto XVI ofició ayer la tercera y última misa de la visita a Alemania, en la que hizo una fuerte defensa de la unidad interna de los católicos y de su relación con el Vaticano.Unos 100.000 fieles colmaron un campo de aviación cerca del aeropuerto de Friburgo, en el suroeste del país, bajo un despejado cielo azul de otoño.

Benedicto XVI emprendió ayer viaje de regreso a Roma, tras cerrar en Friburgo (sur de Alemania) su visita oficial de cuatro días a su país natal. Fue despedido en el vecino aeropuerto de Lahr por el presidente alemán, Christian Wulff, al que el papa expresó su agradecimiento por la cálida acogida recibida en “el país de la Reforma” de Lutero. Asimismo, ayer el Vaticano desmintió una información de prensa sobre posible renuncia el próximo año. “El Papa está bien. Está haciendo un viaje muy intenso, y desde el punto de vista de la salud, este viaje es un verdadero éxito”, dijo el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano.