Fiscal admite errores en ‘Rápido y Furioso’

Washington/EFE – El fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, admitió hoy ante el Senado los errores de la operación “Rápido y Furioso”, que permitió el trasiego ilegal de armas a México entre 2009 y 2010, pero eso no aplacó a algunos republicanos, que sugirieron incluso su dimisión.

Durante una audiencia muy concurrida ante el Comité Judicial del Senado, Holder calificó de “inaceptable” la fallida operación “Rápido y Furioso”, a cargo de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas (ATF, en inglés), y advirtió de que sus efectos se sentirán “durante años”.

En la operación encubierta “Rápido y Furioso” se permitió el contrabando de armas a México con el fin de rastrear a los compradores presuntamente relacionados con el narcotráfico; sin embargo, las autoridades le perdieron el rastro a miles de ellas.

“Esta operación falló tanto en su concepto como en su ejecución. Desafortunadamente, sentiremos sus efectos durante años, ya que las armas que se perdieron durante esta operación continúan apareciendo en escenas de crímenes tanto acá como en México”, dijo Holder.

Durante la audiencia, los republicanos enumeraron las presuntas contradicciones de Holder respecto a la operación, en la que le perdieron la pista a unas 2.000 armas, muchas de las cuales fueron a parar a los carteles de la droga y han aparecido en escenas de crímenes en EE.UU. y en México.

Se trata de la primera audiencia de Holder ante el Congreso desde que se divulgaran documentos de julio de 2010 que sugieren que él sabía de ‘Rápido y Furioso’ más y mucho antes de lo que indicó en mayo pasado.