Correa dice que ‘radicalizará’ revolución

QUITO/EFE – El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo ayer que en los últimos meses de su Gobierno, que deberá terminar en 2013, “radicalizará” la llamada revolución ciudadana.

Durante la ceremonia de cambio de integrantes de su gabinete, Correa aseguró que continuará con el proceso de modificación de las estructuras del país que adelanta desde que inició su administración, en enero de 2007, y que se “arriesgará” en los últimos meses de su Gobierno.

“Radicalizaremos la revolución ciudadana”, sostuvo.

Se refirió a un proceso en marcha de despidos remunerados en el sector público, que ha levantado una serie de críticas en el país, e indicó que la institucionalización del Estado requiere medidas para lograr la eficiencia.

“Si perdemos las elecciones las perderemos, pero cumpliremos con nuestra responsabilidad histórica”, comentó en referencia al malestar de quienes se vean afectados por ese proceso.

El gobernante se mostró seguro de que “la historia sabrá poner las cosas en su justa dimensión” y reiteró que los miembros de su equipo no se aferran a ningún cargo.

En su opinión, lo anterior se demuestra con la renovación del gabinete, donde se concretaron 15 cambios, incluidos el presidente del directorio del Banco Central y cinco ministros.

Correa ha calificado la decisión como una “renovación” del gabinete, aunque muchos de los nombrados ya formaban parte del Gobierno y para ellos supondrá una modificación de su cartera.

“Nadie nos eligió para administrar miserias”, comentó Correa al asegurar que los designaron para cambiar el país.

“Nos hemos acostumbrado a la mediocridad, la tomamos como algo normal”, se lamentó el jefe de Estado.

“Si queremos salir del subdesarrollo tenemos que inaugurar una cultura de excelencia, tolerancia cero a la mediocridad, a la mentira, a la irresponsabilidad, al engaño social”, subrayó.

Aseguró que “jamás” se saldrá del modelo del subdesarrollo si no se superan los sistemas que potencian el “individualismo” sobre el bien común.

Dijo que su Gobierno ha logrado un importante cambio en la correlación de poderes en el país y subrayó que ahora el reto es el cambio cultural.

El mandatario volvió a rechazar lo que denomina “prensa corrupta”, que en su opinión tergiversa el concepto de “libertad de expresión”, y a defender la soberanía del país, por lo que reiteró sus críticas al Banco Mundial al considerar que intenta imponer políticas que no benefician a la mayoría de la población.