Rechazan plan republicano para reducir déficit

Washington/servicios combinados – La Cámara de Representantes rechazó ayer una enmienda constitucional que hubiera obligado al Congreso a equilibrar su presupuesto anualmente para revertir años de déficits presupuestarios.

Una mayoría de los legisladores apoyó la medida, pero la iniciativa no obtuvo los dos tercios de los votos necesarios para su aprobación.

Los republicanos apoyaban la medida aduciendo que era la única forma de poner orden en la economía. Los detractores de la iniciativa afirman que para equilibrar el presupuesto a corto plazo hubieran sido necesarios recortes drásticos en numerosos programas sociales cada vez que un retroceso económico genere déficits.

Los estadounidenses “entienden lo que significa vivir dentro de sus medios y esperan lo mismo del Gobierno federal. Una enmienda constitucional para equilibrar el presupuesto es la única manera de asegurar que el Congreso controle sus gastos cada año”, explicó.

Su colega republicano de Texas Lamar Smith ha coincidido con Goodlatte en que es una “corrección fiscal que durará por generaciones” y es “la última línea de defensa contra el interminable deseo del Congreso de gastar más y subir los impuestos”.

El debate y votación de la medida se produce en unos momentos en que la deuda nacional ha rebasado los 15 billones de dólares, mientras un “supercomité” del Congreso intenta lograr consenso sobre una propuesta para reducir el déficit fiscal.

La Administración Obama y grupos progresistas afines han advertido que, ante la crisis económica que afronta el país, este no es el momento de impulsar grandes recortes al gasto público para equilibrar el presupuesto.

La enmienda ante la Cámara baja forma parte del acuerdo pactado en agosto pasado para elevar el techo de la deuda nacional. Según ese acuerdo, ambas cámaras del Congreso debe someter a voto la enmienda sobre el equilibrio presupuestario antes de fin de año.

La enmienda, que esencialmente prohíbe que el país gaste más de los que percibe en ingresos, ya había fracasado en la década de 1990 al no obtener los votos mínimos necesarios para su ratificación en el Senado. En 1995, 228 republicanos y 72 demócratas en la Cámara de Representantes aprobaron una enmienda similar.