Peña Nieto irá por el PRI

Declinación de Beltrones le allana el camino por la candidatura

Guía de Regalos

MÉXICO, D.F.— Enrique Peña Nieto, exgobernador del Estado de México (2005-2011) se perfila como candidato único del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la presidencia del país tras la renuncia del senador Manlio Fabio Beltrones, quien argumentó que con esta decisión busca posicionar al tricolor rumbo a 2012.

“He decidido no participar en el proceso interno por la candidatura presidencial, optando por ser un hombre útil a mi país y a mi partido”, escribió Beltrones en un documento titulado Unidad ¿para qué?, publicado en la prensa nacional.

“Es unidad para ganar, poder gobernar y transformar al país, dándole orden y rumbo”, detalló el legislador, que en días pasados manifestó su disgusto con la dirigencia del trilcolor por modificar el reglamento y eliminar la cláusula que impedía a militantes apoyar abiertamente a los candidatos internos, acción que aparentemente beneficiaba a su rival.

Peña Nieto, nacido en Atlacomulco, Estado de México, en 1966, reconoció ayer en su cuenta de la red social Twitter, el “profesionalismo político” de Beltrones en “beneficio del proyecto priista” que lidera las encuestas como favorito para el Ejecutivo Federal.

“Nos comprometemos a construir un México mejor”, escribió.

El diario El Universal, uno de los más influyentes del país, publicó ayer una encuesta en la que reiteró al mexiquense como favorito con 44% de las intenciones de voto. Esto es, arriba de 20 puntos de su más cercana competidora, Josefina Vázquez Mota, del Partido Acción Nacional (PAN), con 24%.

Andrés Manuel López Obrador, candidato de izquierda, fue ubicado en tercer sitio con el 15%.

Peña Nieto presentará este miércoles su libro México, la gran esperanza. Un Estado Eficaz para una Democracia de Resultados” (Random House Mondadori), en el cual expone que, de llegar al poder, buscaría que el país pase de una economía maquiladora a una economía basada en el conocimiento.

“Recientes experiencias internacionales, como la de los ‘tigres asiáticos’, demuestran que la inversión en ciencia, tecnología e innovación representa una palanca para acelerar el desarrollo nacional y elevar el nivel de vida de sus habitantes”, describió en el capítulo cuatro del libro.

Promete también realizar una transformación de la educación del país que estreche los vínculos entre universidades y centros de investigación con el sector empresarial y el gobierno, así como una “alfabetización” cibernética con computadoras e Internet de banda ancha móvil.

“Acercar a cada estudiante de primaria una computadora con conexión de Internet representa sin lugar a dudas un reto mayúsculo, pero es una acción fundamental”, dijo.

Además impulsa la reforma energética, aumentar el nivel de crédito, crear más infraestructura, reducir el trabajo informal, aumentar la calidad de los empleos, la productividad y la innovación, y dejó entrever que, de llegar al poder, daría un giro a las políticas de seguridad y economía.

“Un Estado disfuncional ha arrastrado a los mexicanos por una pendiente al ser incapaz de garantizar las condiciones mínimas de seguridad, crecimiento económico, empleo digno, educación y seguridad social”, detalló.

Durante su mandato en la gubernatura del Estado de México, Peña Nieto fue posicionado por casas encuestadoras como un carismático dirigente que podría regresar al PRI a Los Pinos tras su histórica derrota del año 2000.

Sin embargo, analistas políticos rechazan que tales tendencias sean definitivas para 2012.

“Recordemos que en la contienda pasada, el entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador se dijo ‘políticamente indestructible’, predestinado a ganar, y finalmente su margen de popularidad se fue reduciendo y reduciendo hasta que la diferencia fue casi nula, lo que llevó al político a tener una reacción de incredulidad frente a los resultados”, dijo el analista político John Ackerman.

Una vez definidos los perfiles de los futuros candidatos para las alianzas que encabeza el PRI, con Peña Nieto y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) solo resta por definir la figura que abanderará al PAN que tendrá que definirse entre tres aspirantes: Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero.