Tráfico de tierras en Colombia

Bogotá/EFE – Colombia es uno de los países más vulnerables en el marco internacional por su gran desigualdad en el acceso a la tierra, según el informe ‘Tierra y Poder’ de la organización británica de asistencia humanitaria Oxfam difundido hoy en Bogotá.

Así lo explicó ayer el coordinador de la campaña Crece para Sudamérica, encargada de redactar este informe, el español Asier Hernando, quien añadió que, además de ese motivo, “Colombia es uno de los países más interesantes para la inversión extranjera, tanto por la calidad de sus tierras como por su agua”.

Otro de los puntos débiles del país, según el estudio, presentado en conjunto con la organización colombiana Medios para la Paz, es que “de los países de la región, junto con Perú, es el que menos regulado tiene este proceso (de compra y venta de tierras); su marco legal no contempla la prohibición o la regulación de compra de tierras por parte de extranjeros”, aseguró Hernando.

Existen dos actores que están actuando en este problema, los propios Gobiernos “que más que comprar tierra lo que están haciendo es alquilarla por 30 o 40 años, como en el caso de China”, y las multinacionales que compran las tierras. Hernando citó como “ejemplo” al banco HSBC, que “ha estado muy implicado en procesos de compra de tierras en África”.

En los estudios que Oxfam ha realizado para Colombia, los países con mayor implicación en la transacción de tierras son “empresas argentinas y brasileñas, y éstas con un apoyo muy fuerte por parte de su Gobierno”, sentenció el investigador. Para evitar los conflictos venideros por las tierras, desde Oxfam y a través del informe, se plantean una serie de propuestas tanto a niveles internacionales como a niveles internos, para contrarrestarlos.

La primera de ellas es que se aseguren los mecanismos de consulta previa libre e informada de los países, que los procesos de negociación de compra y venta de tierras sean completamente transparentes y que existan previos informes de impacto tanto espacial, como medioambiental, y que cuenten con el consentimiento de las comunidades afectadas.

En el marco internacional, “se está llevando a cabo una negociación en Roma, para conseguir acuerdos voluntarios por parte de los países sobre cómo se deben llevar a cabo estos procesos de compra y venta.