Buscan visa para salvar niña hispana

NUEVA JERSEY – Una carrera contra reloj se está realizando para lograr que el Servicio de Inmigración conceda una visa humanitaria a una niña salvadoreña para que viaje a Nueva Jerey y hacer posible un transplante de médula ósea para su hermana que padece un severo caso de leucemia y cuya vida depende de esta operación.

Yarelis Bonilla, de 5 años de edad, fue ingresada ayer de emergencia en el hospital Beth Israel de Newark debido a la alta fiebre que tenía, según informó su abuelo Gertrudis Ramirez indicando que el resto de la familia se encontraba con ella en ese centro médico.

La hermana de Yarelis, Giselle, siete años, vive en El Salvador con su abuela materna, y sería la donante adecuada para el transplante, según han opinado los médicos. Yarelis está siendo tratada con quimioterapia y se encuentra muy debilitada, de acuerdo a la información de sus familiares.

Hasta el momento, el urgente transplante no ha podido realizarse porque Giselle precisa de una visa para viajar a los Estados Unidos, la cualle fue denegada en dos ocasiones.

La familia vive el desgarro -tan común entre los hispanos- de hijos nacidos en su país de origen que se quedaron allí cuando los padres emigraron a Estados Unidos e hijos nacidos aquí, pero sin que los hermanos hayan podido reunirse en algún momento.

Según la abogada Mariam Habib de la rama en Newark del American Friends Service Committee -que está ayudando a la familia- el Departamento de Estado ha negado en dos ocasiones la visa de visitante que solicitó la familia en El Salvador para Giselle.

“Una vez que se descubrió que ninguno de nosotros éramos compatibles, los doctores preguntaron si (Yarelis) tenía hermanos o hermanas y al saber de Giselle, solicitaron que se le hicieran los exámenes en El Salvador y resultaron que era compatible al 100%”, dijo el abuelo.

Ayer, el Senador Robert “Bob” Menéndez (D-NJ) informó que había presentado una nueva solicitud -en nombre de la familia- para una visa humanitaria de admisión temporal que permitiría a la niña Giselle viajar a Nueva Jersey para el trasplante.

“Estamos en una lucha en la que el tiempo es esencial”, declaró el senador Menéndez que dijo su primera noticia del caso fue cuando le contactó el personal del hospital donde se encuentra ingresada la niña y posteriormente por el abuelo que le pidió su intervención.

Además de la presentación de la documentación, Menéndez indicó que había hablado directamente con los responsables de Inmigración, entre otros el director del Servicio de Inmigración (USCIS), Alejandro Mayorkas, “para dejarles saber que éste es un caso humanitario que califica para la visa y que el tiempo es vital”.

Asimismo, el gobierno salvadoreño se ha movilizado para ayudar a la familia solicitando a su cónsul en Nueva York, Sandra Marisol Cruz de Flores, que les facilite todo lo que necesiten. La cónsul informó ayer que acababa de recibir la orden, pero que aún no se había puesto en contacto con la familia.