Tigres terminan… ¡Sin picotazos!

Si mantienen el empate, los de la UANL avanzarán a la gran final
Tigres terminan… ¡Sin picotazos!
Carlos Bueno (der.) es frenado por Hugo Ayala en el juego de ida de la semifinal del Apertura 2011, celebrado ayer en La Corregidora.
Foto: MEXSPORT

QUERÉTARO, México (NTX).- Los Gallos Blancos buscaron agenciarse ayer otro triunfo en casa con su empuje y garra característicos, pero le fueron insuficientes para doblegar al ordenado cuadro de Tigres, que rescató un 0-0 en su visita al Estadio Corregidora, para de esta manera poner un pie en la final del Apertura 2011 del futbol mexicano.

Eso porque el resultado deja mejor parados a los de la UANL, pues en caso de empate en el global avanzarán por su mejor posición en la tabla general, ya que terminaron la fase regular en tercer lugar y los queretanos en octavo.

Ayer, el cuadro que dirige José Saturnino Cardozo tuvo un apoyo impresionante en las gradas en este capítulo semifinal de ida, pero no pudo aprovechar su localía para llegar con ventaja a la vuelta, como sucedió en los cuartos de final ante Guadalajara, aunque le fue bien invalidado un gol al 29′.

En tanto, el plantel de la UANL, bajo el mando de Ricardo “Tuca” Ferretti, continuó con su paso invicto en la presente Liguilla al incrementar a 405 minutos su racha sin permitir anotación desde que el ecuatoriano Christian Suárez marcó por Santos Laguna en el 45 de tiempo corrido, en la derrota de la escuadra verdiblanca 2-1 en el Estadio Universitaro, en la fecha 16.

Gallos intentó aprovechar su localía otra vez desde el inicio, empujó hacia su zona baja a los felinos y fabricó algunas llegadas, pero la zaga visitante estuvo atenta para relevarse e impedir daño atrás, además de que el guardameta Enrique Palos también tuvo buena colocación para salvar cualquier peligro en su contra.

La afición festejó en el 29′, cuando vio que su artillero, el uruguayo Carlos Bueno, situado a segundo poste, ganó un balón por alto y volvió a hacer que funcionara esta fórmula al mandar el esférico a las redes pegado al poste derecho, pero la sonrisa se les fue y se tornó en enojo cuando fue invalidada por fuera de juego.

Gallos Blancos estuvo otra vez cerca al final del primer tiempo, cuando Adolfo “Bofo” Bautista, con todo y su cresta pintada de azul, controló un balón a la entrada del área por el centro y, entre dos zagueros, sacó rápida media vuelta de zurda que pasó muy cerca de la base del poste derecho (40′).

Una tercera aproximación de los queretanos se registró en el 45′, cuando Bueno intentó ingresar por la punta del área, Hugo Ayala alcanzó a puntear el balón y obligó a que el tiro del charrúa fuera descompuesto.

El atacante se quedó en el piso mientras la afición presionó en busca de una pena máxima que no existió.

Tigres atacó poco en el primer tiempo porque el local se apoderó del balón y cerró los caminos a la velocidad del argentino Damián Álvarez y el brasileño Danilo Verón “Danilinho” por las bandas.

Lucas Lobos mandó un par de tiros para poner a prueba a Liborio Sánchez, quien también hizo lo suyo para el cero del anfitrión y no irse con desventaja a Monterrey.

El cuadro felino tuvo algunas llegadas de mayor peligro en el segundo lapso, la más cercana un tiro de Jorge Torres Nilo dentro del área al 71′, que salió a la colocación del arquero Sánchez.

Querétaro no cesó en su intento por acabar con la racha imbatible de Palos, quien incluso al 91′ atajó un tiro de Sergio Amaury Ponce que dio en la pierna de Carlos Salcido y cambió la trayectoria del esférico, y se salvó del gol.

Con este empate, Gallos Blancos está forzado a ganar de visitante el próximo domingo en el Estadio Universitario para avanzar a la final, en donde los felinos no han perdido en este certamen.

Roberto García Orozco tuvo una buena labor.

De haber sido más enérgico pudo incluso expulsar por doble preventiva al charrúa Carlos Bueno, quien al ser amonestado no dejó de protestar, manotear y hablar en tono fuerte de frente al nazareno.

Al término del encuentro de ida de semifinales entre Querétaro y Tigres se vivieron momentos de tensión en La Corregidora, donde se vieron involucrados elementos de seguridad.

En la parte baja del inmueble se desató una discusión entre aficionados de Gallos Blancos y la policía, quienes apuntaron a los asistentes con pistolas de gotcha, por lo que el resto de la gente que se encontraba en la parte superior de los palcos, comenzó a arrojarles objetos, cerveza y vasos a los elementos de seguridad en defensa del resto de los hinchas.

En el otro lado del estadio se vivió una discusión entre la hinchada felina y la fanaticada queretana, por lo que al parecer los guardianes del lugar tuvieron la misma reacción tras apuntar a los aficionados regiomontanos, suceso donde según testigos escucharon por lo menos cinco detonaciones de la pistola de aire.

A pesar de que los asistentes no recibieron ningún impacto de bala de pintura, la seguridad optó por disparar al aire en búsqueda de poner orden e imponer su presencia para acabar con el desorden.

De manera sorpresiva y como reacción al empate, la porra de Gallos sacó su furia al golpearse entre ellos mismos, por lo que la policía ingresó al área acordonada y optó por irlos sacando en búsqueda de acabar con la violencia.