Liga defiende su bastión

Liga defiende su bastión
Hernán Barcos (en primer plano) es eje ofensivo de Liga de Quito.
Foto: EFE / Cezaro de Luca

QUITO/AP – Universidad de Chile disputará su primera final internacional y tratará de mantener el invicto en todo el torneo cuando enfrente a partir de hoy a Liga de Quito en la serie de ida y vuelta por el título de la Copa Sudamericana.

Liga, en cambio, está en su quinta final internacional en cuatro años y busca su segundo trofeo de la Sudamericana, campeonato que ganó en 2009. El club ecuatoriano también conquistó la Copa Libertadores en 2008 y la Recopa Sudamericana en 2009 y 2010.

Liga apuesta a la ventaja de su infranqueable estadio Casa Blanca, donde no ha perdido en todo el torneo. Venció a Independiente de Argentina por 2-0 en octavos de final, a Libertad de Paraguay por 1-0 en cuartos de final y al argentino Vélez Sarsfield por 2-0 en semifinales.

La “U” llegó el martes a Guayaquil, ciudad ubicada a 260 kilómetros al suroeste de Quito, y viajará pocas horas antes del partido a la capital de Ecuador para tratar de contrarrestar los efectos de los 2,810 metros sobre el nivel del mar en los que se disputará el encuentro.

El técnico de Universidad de Chile, Jorge Sampaoli, señaló que no cambiará la forma de jugar del club chileno, que ha exhibido un fútbol exquisito de ataque y posesión del balón.

Sampaoli, ex timonel de Emelec de Ecuador, afirmó en entrevista con radio La Red de Quito que la “U” va a salir a “tratar de manejar el partido y generar más situaciones de peligro que el rival”.

El entrenador de Liga, Edgardo Bauza, confirmó que la meta es “ganar para ir con más ilusión a Santiago”, donde se disputará el partido de vuelta la próxima semana.

“Hemos analizado a nuestro rival, sabemos cómo juega, que es un equipo vertical que presiona mucho, que tiene puntos individuales altos y que pasa por un gran momento anímico, pero nos preocupamos más por el rendimiento de nuestro equipo”, indicó el estratega argentino.

La Liga tiene lesionados al lateral derecho Ulises de la Cruz y el volante paraguayo Enrique Vera, quienes serían reemplazados por Paúl Ambrosi y el argentino Lucas Acosta.