Reafirma barreras la Danza de los Millones

Reafirma barreras la Danza de los Millones
Los Marlins enfilan su mirilla hacia Prince Fielder, el inicialista que pertenecía a Milwaukee y ahora es el agente libre de más calibre.
Foto: AP / Jeffrey Phelps

NUEVA YORK – La danza vuelve con furia y muchos millones. Cuando se esperaba un desplome en la cantidad de dinero que los equipos ofrecerían a los agentes libres en el béisbol de las Grandes Ligas, estamos de nuevo viendo el regreso de los que más pueden contra aquellos que sólo observan cómo sus antiguas estrellas parten hacia otros lugares donde los millones hablan, aunque tengan que dejar atrás de todo logrado en sus antiguos clubes: fama, compañeros, comodidad de la ciudad para su familia, propiedad, etc.

Tal es el caso de Albert Pujols, que con uno de los contratos más lucrativos en la historia del béisbol resulta patente.

El toletero inicialista dominicano de los Cardenales de San Luis, tres veces Jugador Más Valioso, acordó con los Angelinos de California firmar por $254 millones por 10 años (podría llegar a $260 millones, con los incentivos). Este sería el segundo mayor pacto en las mayores y tercero logrado por más de $200 millones.

Hay que reconocer que el nombre de Pujols, a su 31 años de edad, se codea con varios de los jugadores más famosos que ha dado el béisbol en todo su tiempo, entre ellos Babe Ruth, Ted Williams y Lou Gehrig.

Pujols disparó 37 jonrones la campaña pasada, para llegar a 11 años seguidos 30 o más vuelacercas. Su promedio al bate fue de .299 y remolcó 99 carreras, pero parte de la temporada con una muñeca rota.

Se ha estado comentando que después de conocerse el acuerdo de Pujols con el equipo californiano de la Liga Americana, los Marlins enfilan su mirilla hacia Prince Fielder, el inicialista cañonero que pertenecía a los Cerveceros de Milwaukee y quien ahora es el agente libre de más calibre.

Los Marlins buscaban por todos los medios contratar a Pujols tras adquirir a su compatriota campocorto José Reyes, quien fichó con Miami por 10 años, donde le garantizan $106 millones. Además a Mike Buehrle, por cuatro años y $58 millones.

Pero los Angelinos buscan por todos los medios convertirse en uno de los equipos más temibles del joven circuito. También pactaron con el lanzador C.J. Wilson por cinco años y más de $75 millones, lo que indica que la cosa va en serio cuando de gastar dinero se trata.

De esto resulta que soltar dólares es lo de menos para estos angelitos, cuando están por adquirir jugadores de calidad.

constantino.viloria@eldiariony.com