Peligroso contacto de piel a piel

Virus del Papiloma Humano puede causar cáncer en el ano, el pene y la garganta
Sigue a El Diario NY en Facebook
Peligroso contacto de piel a piel
No es necesario que exista penetración para que las personas se contagien con VPH durante el acto sexual. Esto puede ocurrir con el solo roce de la piel.
Foto: thinkstock

Nueva York – Las cifras son verdaderamente alarmantes.

Se estima que la mitad de todos los hombres y mujeres que tienen relaciones sexuales en Estados Unidos (50%) se infectarán con el Virus del Papiloma Humano (VPH) en algún momento de su vida.

Además, se calcula que actualmente 20 millones de personas en el país viven con el virus y cerca de seis millones más se infectan cada año (74% de ellos entre 15 a 24 años).

Por esta razón, si usted es una persona sexualmente activa, quizás es hora de prestar más atención con quién se está acostando y tomar ciertas precauciones como el uso del condón.

El VPH, que es la enfermedad de transmisión sexual más común en EEUU, ha sido asociado por años con las verrugas genitales (genial warts), herpes y cáncer de cuello uterino o cérvix, la vulva y la vagina.

Sin embargo, cada día se dan a conocer nuevos estudios médicos que señalan un incremento en el número de hombres que desarrollan cáncer del ano, pene y garganta asociados al VPH.

Existen cerca de 150 cepas de VPH, de las cuales 40 pueden ser transmitidas sexualmente. Cada cepa es identificada por un número y se sabe que el cáncer oral, anal y el cervical son causados por el VPH del subtipo 16 y 18.

Las personas que están en mayor riesgo de desarrollar cáncer por VPH son los hombres y mujeres hispanas, según indica el doctor Abraham Aragones, un especialista del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva York.

“Hay varias hipótesis o evidencias de que la prevalencia del VPH en nuestra población es demasiado alta y las personas se presentan con casos avanzados de cáncer porque no reciben tratamiento a tiempo para controlar el avance de la enfermedad”, asegura Aragones.

Según el experto, una de las principales razones por las cuales están aumentando las infecciones de VPH entre los hombres es por la falta de información dirigida directamente a ellos en lo que respecta a la prevención y la detección temprana de este virus.

Muchas personas desconocen que este virus se transmite con el simple contacto de la piel. No hace falta que haya penetración en la vagina y el ano o intercambio de fluidos (sangre o semen) como en el caso del VIH/Sida, para que la persona se infecte.

“El VPH se transmite simplemente con el contacto de genital a genital, o el contacto genital-bucal. Tampoco hace falta que hayan verrugas o lesiones de herpes latentes para que ocurra la infección. En la gran mayoría de casos no hay absolutamente ningún síntoma”, explica el especialista.

Según Aragones, en muchas personas infectadas el virus se irá por sí solo, pero en otras se quedará para siempre y sin presentar ningún síntoma. Por ello es que existen tantos que son portadores y no lo saben, especialmente hombres.

“La noción en nuestra comunidad latina es que los hombres piensan que esta infección no les afecta, pero si nos afecta bastante y no solo eso, sino que somos nosotros los causantes de pasar el virus de una persona a la otra”, enfatiza.

Una encuesta publicada en el Journal of Behavioral Medicine en 2010, indica que el 80% de los hombres consultados en EEUU no sabía nada sobre las verrugas asociadas al VPH. El 90% desconocía sobre el cáncer oral positivo al VPH y el 94% no sabía sobre el cáncer anal producido por el mismo virus.

Este desconocimiento entre los hombres puede ser una de las razones por las cuales se ha visto un aumento en los últimos años de cánceres orofaríngeos (boca, garganta y cuello). Según un estudio del Instituto Nacional del Cáncer de EEUU, el número de hombres con cáncer oral positivo al VPH crecerá un 30% hasta el año 2020, lo que podría superar la cifra de cáncer cervical en mujeres, que se espera decline gracias a mejores pruebas como el Papanicolaou y a las vacunas.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), el aumento de cáncer oral podría deberse también a un cambio en los comportamientos sexuales: aumento de sexo oral, inicio de la vida sexual más temprano y mayor cantidad de parejas.

La principal recomendación del doctor Aragones para los hombres hispanos es ponerse la vacuna contra el VPH, la misma que ya se ha venido utilizando desde hace varios años en mujeres.

“La vacuna es bastante segura y nos protege en un 70% de todos los cánceres relacionados al VPH, tanto en hombres como en mujeres”, indica el médico.

En el año 2006 la Administración Federal de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA) aprobó la administración de la vacuna Gardasil, fabricada por los laboratorios Merck & Co., Inc., contra el VPH para niñas entre 9 y 26 años. La misma vacuna fue aprobada en 2009 para varones de 9 a 26 años para prevenir el riesgo de verrugas genitales y anales. En octubre de este año fue recomendada de manera rutinaria para hombres jóvenes por parte del CDC para prevenir el cáncer anal.

Otra vacuna contra el VPH, aprobada recientemente por la FDA, fue la Cervarix, producida por GlaxoSmithKline.

“Debemos vacunar a nuestros niños, y si lo hacemos lo más temprano mejor, antes de que sean sexualmente activos; es decir antes de que hayan tenido la oportunidad de tener contacto con el virus, porque una vez lo hayan contraído, la vacuna no resulta como tratamiento o como cura”, indica el doctor Aragones.

Sin embargo, el galeno asegura que muchos médicos se están encontrando con la negativa de padres porque éstos piensan que ponerles la vacuna a sus niños es admitir que ya son sexualmente activos.

“Debemos hacerle entender a la población, especialmente a los latinos que tienen un gran riesgo. Nuestros niños reciben la vacuna de la Hepatitis B cuando son bien pequeños y una de las formas de transmitir esa enfermedad también es sexual y nadie dice nada”, dice el médico.

“Hace falta sobrepasar las barreras morales y religiosas que existen en nuestra comunidad y se deben diseminar estos métodos de prevención de una forma que sea apropiada a nuestra cultura”, sugiere.

pedro.frisneda@eldiariony.com