¿Sabes como fluye tu dinero?

Considera esta estrategia para salir de deudas.
Sigue a El Diario NY en Facebook

Cuando hablamos del flujo del dinero en efectivo nos referimos al paso o flujo de tu dinero desde tus ingresos, pasando por los gastos, hasta tu bolsillo.Si el flujo es positivo? No importa si se trata de unos cuantos dólares a fin de mes, el punto en el que quieres estar es en positivo. Si esa es tu situación actual, felicidades. Ya estás en el camino correcto. Ahora puedes disponer de esa cantidad libre de la forma en que te resulte más conveniente: pagar deudas, ahorrar, o invertir, dependiendo del monto. Y si puedes reducir al máximo tus gastos mensuales, más flujo positivo tendrás para dedicarlo a tus metas financieras.

Si el flujo es negativo? Significa que no te queda dinero alguno a fin de mes, sino solamente una deuda adicional. Para seguir cumpliendo con tus gastos tienes que usar tus ahorros o pedir prestado. Como estás viviendo por encima de tus posibilidades, a la larga te espera una muy mala noticia: la bancarrota. Es sencillamente una realidad matemática – no puedes hacer frente a tus deudas contrayendo más deuda indefinidamente.

Con seguridad que no deseas esa suerte para ti ni para tu familia, pero ¿cómo salir de esa situación? Pues reduciendo o eliminando en todos los renglones de gastos. Por supuesto que no puedes eliminarlo todo, como el techo, la comida y el agua. Pero aún así, estas necesidades básicas pueden haber sido llevadas a un extremo fuera de tus posibilidades. Por ejemplo, “tener un techo” no significa:

Una casa de medio millón si tu salario es de $50,000 al año. Vende y alquila una casa o apartamento más modesto. Según los expertos si el total de tu gasto de renta excede un 30% de tus ingresos mensuales, estás viviendo en una casa fuera de tus posibilidades.

Gastos excesivos en aire acondicionado o calefacción. Ajusta el termostato para ahorrar en electricidad lo más posible.

Una casa o apartamento lleno de objetos de lujo. Vende el televisor de plasma, cancela el cable, las suscripciones de revistas o la compra de libros. Dale tú mismo mantenimiento a tu piscina o corta el pasto en lugar de pagarle a terceros.

Recorta todos los gastos que signifiquen una mensualidad, a no ser que sean absolutamente necesarios.

Comida no significa? Ordenar langosta o filet mignon en restaurantes de lujo cada fin de semana, o preparar comidas elaboradas en casa durante la semana. Simplifica los menús y todo tu estilo de vida.