México y Guatemala juntos contra el crimen

Presidentes Calderón y Pérez también trabajarán sobre migración y seguridad
México y Guatemala juntos contra el crimen
El presidente de México, Felipe Calderón, y el mandatario electo de Guatemala, Otto Pérez Molina, acordaron trabajar de manera conjunta.
Foto: JAVIER LIRA OTERO / Notimex

México – El mandatario mexicano, Felipe Calderón, y el presidente electo de Guatemala, Otto Pérez, celebraron ayer un encuentro en Ciudad de México en el que dejaron claro que la migración y la seguridad serán los pilares fundamentales de su relación bilateral futura.

Pérez acudió a la residencia oficial de Los Pinos a una reunión con Calderón, al término de la cual indicó que México y Guatemala son “presas de un fenómeno exógeno”, el del narcotráfico.

“Hemos acordado “reactivar de inmediato todos los mecanismos bilaterales en materia de seguridad y trabajar coordinadamente”, apuntó el próximo gobernante guatemalteco, que asumirá el poder el 14 de enero.

“La piedra angular de nuestra relación en años venideros será el abordaje de este delicado tema (crimen organizado y seguridad) para asegurar el crecimiento económico, el desarrollo social y la inversión extranjera y nacional”, dijo el general retirado.

En los últimos años ha crecido la presencia y la violencia de los carteles de las drogas mexicanos en Guatemala. Así quedó de manifiesto en mayo pasado, cuando la organización criminal Los Zetas asesinó a 27 campesinos en la región guatemalteca de Petén.

Esta es la segunda vez que Calderón y Pérez se reúnen, ya que el pasado 3 de diciembre, en el marco de la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en Caracas, Venezuela, sostuvieron otro encuentro.

Guatemala es el principal socio comercial de México en Centroamérica, y juntos comparten una frontera de casi mil kilómetros, utilizada por buena parte de los cientos de miles de migrantes latinoamericanos que intentan atravesar cada año el territorio mexicano para llegar a Estados Unidos.

Es importante “trabajar por los migrantes, por que se respeten sus derechos humanos y por que no sean víctimas de vejámenes a su paso por nuestros países, ya sean del crimen organizado o de los mismos empleados o funcionarios públicos”, afirmó Pérez.

Además, expresó su “complacencia” y “felicitación” a México por la entrada en vigor, en mayo pasado, de una nueva ley de migración que busca no criminalizar a los indocumentados y les concede mayores derechos.

Los dos líderes discutieron sobre seguridad, migración, comercio, infraestructura, desarrollo fronterizo, energía, conservación de recursos naturales y desastres naturales.

Por su parte, Calderón hizo hincapié en que en los últimos diez años el comercio bilateral creció de 650 a 2.000 millones de dólares.

El jefe del Ejecutivo llamó a que la relación comercial se estreche en el marco del Tratado de Libre Comercio Único firmado recientemente entre México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Honduras.