NY: 2011 entre las inclemencias del tiempo, los ‘indignados’ y el 9/11

NY: 2011 entre las inclemencias del tiempo, los ‘indignados’ y el 9/11
Familiares elevan plegarias para las víctimas del fatídico Vuelo 587, durante la ceremonia de recordación por los 10 años del suceso.
Foto: Humberto Arellano / edlp

Manhattan – No nos faltó nada en este año que se nos va y que estuvo presidido por la meteorología y el despertar de la mayoría silenciosa que durante décadas, como dicen los militares, estuvo M.I.A. (desaparecida en acción).

A nivel meteorológico tuvimos de todo a nivel local: nevadas históricas, huracán y terremoto. Comenzó con la controversia de la meganevada de finales del 2010 que mantuvo a Nueva York paralizada durante días y ha hecho que la ciudad reestructure completamente su respuesta a los temporales. Entre otras cosas -y gracias a esa reestructuración- ahora hay un detallado protocolo de actuación y de aquí en adelante sabremos quién está a cargo de las decisiones, donde están los quitanieves… y dónde está el alcalde que asimismo estuvo M.I.A. durante la meganevada.

En marzo se detectaron niveles más altos de lo normal de iodina radioactiva en el aire y agua de lluvia neoyorquinos. El hallazgo fue una de las secuelas de los terremotos y tsunamis que asolaron Japón y dañaron la central nuclear de Fukushima. Aunque las autoridades negaron que estos niveles supusieran un peligro, activistas antinucleares volvieron a cuestionar la central nuclear de Indian Point en el condado de Weschester. El gobernador Andrew Cuomo ordenó que se revisaran sus planes de seguridad.

El 23 de agosto, un terremoto con epicentro en Virginia, sacudió el área triestatal creando el pánico entre la población, precisamente el mismo día que la fiscalía de Manhattan retiró los cargos contra Dominique Straus Kahn, el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) que había sido arrestado por supuestamente violar a una camarera del hotel donde se alojaba en la ciudad de Nueva York.

El temblor le vino de perlas al fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, pues llegó en el momento perfecto: cuando iba a comenzar la rueda de prensa en la que iba a explicar su decisión a los medios. La sala fue desalojada y lo que podría haber sido un cara a cara entre el fiscal y el cuarto poder, se quedó en un comunicado escrito de la fiscalía hablando de su compromiso con la justicia. Las preguntas de los periodistas no tuvieron lugar y no se les volvió a dar acceso justificando la suspensión por las posibles secuelas de temblores.

Apenas unos días después nos llegó el Huracán Irene y aunque para cuando tocó el área triestatal había sido degradado a tormenta tropical eso no impidió que causara enormes daños y dejara cientos de hogares destruidos. No solamente hacía más de 100 años que un huracán no tocaba nuestro estado, sino que se tomaron medidas preventivas históricas como por primera vez paralizar los trenes subterráneos y evacuar las partes bajas de la ciudad, incluidos hospitales. Todas estas decisiones fueron en parte potenciadas por la controversia de la inacción durante la meganevada del 2010.

Como última guinda meteorológica del año, a finales de octubre se nos adelantó el invierno y tuvimos una nevada con records de nieve para esta fecha y declarándose estado de emergencia en múltiples zonas del área triestatal.

Si el 2010 fue el año de la revitalización de la derecha política con el movimiento del Partido del Té (Tea Party) el 2011 lo fue de la mayoría silenciosa pues el movimiento de “Occupy Wall Street” (OWS) no puede atribuirse a la izquierda política, ni siquiera a los demócratas centristas.

Después de décadas sin hacer oír su voz ni participar, la mayoría silenciosa encontró su camino en OWS, en la línea de los movimientos mundiales antigobierno: la revolución islandesa, el 15M en España, la primavera árabe con los levantamientos populares en Egipto, Túnez… La ocupación del Parque Zuccotti permitió poner en marcha un movimiento cuyas consecuencias aún están por ver. De momento, tras su desalojo policial OWS ha servido para crear toda una compleja red de comunicación, financiación y ayuda. Los ex ocupantes están siendo asistidos desde el punto de vista legal en sus procesos con la justicia tras los arrestos masivos en el Puente de Brooklyn y en el Parque, pero también se ha creado una red de voluntarios para su apoyo económico y emocional.

Este año se cumplió la primera década de los atentados terroristas a las torres gemelas del 11 de septiembre del 2001 y el bajo Manhattan parece volver a renacer de sus cenizas. La estructura de las Torres de la Libertad ya se eleva en el aire y su visibilidad ha comenzado a llenar el inmenso hueco físico que dejaron las Torres Gemelas.

El aniversario se celebró con un logro: la inauguración del Monumento y Museo que honra la memoria de los hombres mujeres y niños que murieron en el atentado. También se incluyeron aquellos que fallecieron en el anterior atentado a las torres: el 26 de febrero de 1993.

El aniversario fue una oportunidad para reflexionar sobre cuánto ha cambiado esta ciudad y este país tras el horrendo atentado y cómo Nueva York sigue siendo el objetivo terrorista número uno. Si en el 2010 Faisal Shahzad intentó explotar un auto-bomba en Times Square, en el 2011 fue un latino islámico, José Pimentel, quien amenazó con sus bombas la vida de la ciudad. Pimentel fue arrestado el 19 de noviembre cuando -presuntamente- hacía sus bombas caseras. “Los ataques contra los americanos continuarán… yo soy la primera gota de lo que viene”, dijo Shazad cuando le sentenciaron y su amenaza retumba con la detención de terroristas caseros como Pimentel.

Asimismo, cumplió su décimo aniversario la tragedia del vuelo 587 que salió el 12 de noviembre del aeropuerto Kenedy con destino a la República Dominicana.

Las fotos impropias del ex legislador demócrata Anthony Weiner, que ha popularizado un nuevo término: sexting y los policías neoyorquinos arreglándoles las multas a amigos, familiares y colegas serían objeto de una sección de chismes y hasta risas si no fuera por quienes fueron los trasgresores y lo que se suponía que representaban y defendían.

Weiner, un liberal cuya encendida defensa de la Ley Zadroga (enfermos del 9/11) retumbó en el Capitolio y era un fuerte candidato a la alcaldía neoyorquina, asumiendo que Michael Bloomberg no se apruebe un cuarto término, tenía un punto débil. No solamente tenía debilidad por sus genitales y su cuerpo, sino que en estos tiempos de tecnología para todos le gustaba exponerlos a través de twitter e internet. Y claro, lo que tenía que pasar pasó. De nada sirvieron sus negativas, la verdad era evidente y Weiner no solamente tuvo que dimitir sino que su escaño, en poder demócrata por décadas, fue ganado por el republicano Bob Turner en las elecciones de noviembre.

La evasión de multas de tráfico es el sueño de muchos conductores, pero solamente aquellos conectados con las personas adecuadas del Departamento de Policía lo hicieron realidad… hasta octubre. Aunque los 16 acusados se declararon inocentes en su primera comparecencia ante el juez, los numerosos colegas que acudieron a apoyarles admitieron esa práctica como “habitual” calificándola de “inofensivo acto de cortesía”. El ocultamiento, interceptación y destrucción de multas de tráfico que deberían haber sido pagadas por familiares, amigos y colegas fue también admitida por Pat Lynch, presidente del sindicato policial (PBA), en una rueda de prensa en el exterior del juzgado: “Esto es institucional en el Departamento de Policía, está aceptado a todos los niveles desde hace décadas y ahora se quiere poner sobre los hombros de estos policías”.

El caso contra los policías Kenneth Moreno y Franklin Mata acaparó la atención mediática tras ser acusados de violar a una joven ebria a la que escoltaron a su domicilio la noche del seis al siete de diciembre del 2008.

Sin evidencia forense y con un video en el que se veía a la joven caminar con normalidad acompañada por los policías, el jurado les declaró inocentes, salvo en tres delitos menores catalogados como mala conducta de un funcionario público. Estos se referían a sus tres entradas en el apartamento de la mujer, también captadas por las cámaras de seguridad.

Tan pronto se dio a conocer el veredicto, el Comisionado de Policía, Raymond W. Kelly, ordenó el cese inmediato de Mata y Moreno como policías.