Deportes para su desarrollo

Todo momento es una buena oportunidad para despertar en los niños y jóvenes el interés por los deportes.
Deportes para su desarrollo
Foto: Fotolia

Una de las filosofías que ha marcado de manera positiva a la sociedad moderna es la que surgió como uno de los máximos objetivos del legendario Vince Lombardi, entrenador de los Empacadores de Green Bay, el equipo de fútbol americano y que pasó a la historia como uno de los más grandes inspiradores de una actitud positiva y triunfadora.

Quién iba a pensar que esta máxima fuera capaz de influir en la voluntad no sólo de las personas que viven literalmente del deporte de alto rendimiento, sino también en niños y jóvenes que hacen de la actividad física su leal compañera durante las vacaciones, los fines de semana y de manera más continua, durante los minutos previos a ingresar a las aulas escolares o a la hora del recreo.

Todo momento es una buena oportunidad para despertar en los niños y jóvenes el interés por los deportes, al mismo tiempo que se les proporciona el espacio ideal para canalizar sus energías de manera positiva, recomienda el doctor Roberto Rodríguez Nava, especialista en medicina deportiva.

“El deporte se distingue como una de las actividades más completas, ya que no solamente va encaminada a un desarrollo físico saludable, a combatir el mayor problema de salud que tenemos en la actualidad con los niños, que es la obesidad y como consecuencia la diabetes; independientemente de ello contribuye en su formación personal, pues a través de él aprenden a desarrollar capacidades como por ejemplo la disciplina, la tolerancia al fracaso, el esfuerzo que hay que imprimir a cada una de las acciones que realizamos para conseguir un objetivo, entre muchas otras que influyen para que el niño tenga una mentalidad que le permita ser una persona con una visión distinta de la vida y de la forma de llegar a la meta”, explica el doctor Rodríguez Nava.

Vivir el deporte lleva implícita la vivencia de valores tales como: el respeto al adversario, el amor a una camiseta o a un grupo de compañeros que luchan por una meta común, el trabajo en equipo y el compromiso de aportar lo mejor de sí mismo en busca de la anhelada victoria, de ahí la importancia de recurrir al deporte como una herramienta que será muy valiosa tanto para la formación de seres humanos íntegros.

Desde su punto de vista, el deporte se convierte en un motor para que los chicos mantengan un estándar de vida donde el triunfo, resultado del trabajo es una constante en su pensamiento. “Su actitud cambia desde que por ejemplo, los impulsamos a salir a jugar con sus amigos: se apresuran a terminar con sus labores de casa y escolares, para poder reunirse con ellos. La mayoría de las instituciones deportivas piden que los niños mantengan un promedio de calificaciones respetable y esto trae como consecuencia que también se esmeren en la escuela. También va a influir en sus hábitos alimentarios y de vida; procurarán no desvelarse o ver mucha televisión, por que el deporte es el centro de su existencia”.