Derrumban trágica casa donde murieron cinco

El Departamento de Edificios informó que la casa de $1.7 millones era insegura y ordenó que fuera derribada
Sigue a El Diario NY en Facebook
Derrumban trágica casa donde murieron cinco
Escombros de la vivienda que se incendió en Connecticut.
Foto: AP

STAMFORD, CONNECTICUT/AP – Las autoridades procedieron a demoler ayer una casa que fue severamente dañada por un incendio ocurrido la mañana de Navidad donde murieron tres niños con sus dos abuelos, uno de los cuales trabajó como Papá Noel en la tienda Sacks de la Quinta Avenida de Manhattan.

El Departamento de Edificios informó que la casa de $1.7 millones estaba insegura y ordenó que fuera derribada, según dijo ayer Antonio Conte, jefe de bomberos en Stamford.

La propietaria del inmueble, la ejecutiva de publicidad Madonna Badger y uno de sus visitantes escaparon del fuego. Pero las tres hijas de Badger -una de 10 años y dos gemelas de 7 años- y los padres de ella, que la visitaba por el feriado, fallecieron en el incendio, según dijo la policía.

Los vecinos del lugar indicaron que despertaron por los gritos, poco antes de las 5:00 a.m. del domingo, y salieron de inmediato para ayudar, pero no pudieron hacer nada mientras las llamas devoraban la enorme casa.

La policía informó que el visitante que escapó del incendio con Badger era un contratista que hacía trabajos en la casa. El también fue hospitalizado, pero su condición no fue revelada.

Conte dijo que ayer estaban terminando de interrogar a los sobrevivientes y agregó que no tenía detalles sobre el desarrollo de las investigaciones.

Una portavoz de Sacks Fifth Avenue, confirmó en una declaración que el padre de Badger, Lomer Johnson, había trabajado como Santa Claus este año en su tienda principal de Manhattan.

“El señor Johnson era un amado Santa de Saks Fifth Avenue, y estamos con el corazón destrozado por esta terrible tragedia”, dijo la portavoz Julia Bently.

Badger, una ejecutiva de publicidad en la industria de la moda, es la fundadora de Badger & Winters, con sede en la ciudad de Nueva York.

Un supervisor del Hospital Stamford dijo que la mujer fue tratada y dada de alta la noche del domingo. Se desconocía ayer su paradero.