New Hampshire decide hoy en medio del frío

Cada cuatro años la ciudad de más de 100 mil habitantes en su mayoría anglosajones se convierte en el centro de la atención.
New Hampshire decide hoy en medio del frío
El aspirante presidencial republicano Rick Santorum aprovechó ayer al máximo para pedir el voto en las calles de New Hampshire.
Foto: EFE

Manchester, New Hampshire – Pese al frío que corta las manos, la noche previa a las elecciones primarias republicanas de New Hampshire -que se realizan hoy martes- en la ciudad de Manchester las aceras están repletas de una mezcla de curiosos, periodistas y seguidores de candidatos.

Cada cuatro años la ciudad de más de 100 mil habitantes en su mayoría anglosajones se convierte en el centro de la atención de los medios nacionales y también extranjeros de Francia a México y hasta China.

“El país está pendiente de lo que vamos a decidir”, opina Mary Renillard. Renillard salió a caminar con su familia para educar a sus dos hijas sobre los procesos políticos.

“Es importante que crezcan entendiendo que hay que ser responsable y tener un interés en la sociedad”, agrega.

El esposo de Renillard, Steve, dice que van a votar por Mitt Romney por ser “el menor de todos los males”.

En el recorrido de la calle Elm en el centro de Manchester la familia Renillard se detuvo enfrente del campamento improvisado del movimiento de “Occupy” en una plaza. “Creo que están todos un poco locos”, opina Ashley de 16 años y la hija mayor de la familia.

En una esquina frente a una carpa improvisada de las cadenas de televisión nacional está parada Amanda Willette una joven que se sumó al movimiento de “Occupy” por convicción.

“Pasan y nos gritan que vayamos a trabajar”, dice Willette detrás de una máscara que oculta su rostro. “Yo ya tengo un trabajo en un hotel. Estoy aquí porque un cambio tiene empezar con cada uno de nosotros”.

Willette vive en Manchester y no piensa que la presencia del movimiento “Occupy” va a tener un impacto político ni en las primarias ni en las elecciones presidenciales, pero asegura que se trata de algo a largo plazo.

“Ya no podemos confiar ni en republicanos, ni demócratas. Nosotros no tendríamos que tener miedo del gobierno sino todo lo contrario”, asegura.

A unas cuadras de distancia los letreros de “Quiten el dinero de la política”, y “Somos el 99 por ciento” dan paso a las pancartas de los políticos y simpatizantes tiritando un poco por el frío.

En la acera de una casa automotriz con un letrero digital que dice: “Vota por Mitt Romney” están paradas dos mujeres y un joven con un gigantesco letrero criticando los intereses corporativos de negociantes y defendiendo al candidato Ron Paul.

“Si quieres que se acabe la guerra, vota por Ron Paul”, le dice JB Webb a un par de jóvenes que se acercan a hacer preguntas.

Webb se describe como libertaria y tiene más entusiasmo por la posibilidad de que Paul pueda ganar un segundo lugar en las elecciones que en el proceso político de las primarias republicanas.

“En estas elecciones hay dos opciones puedes elegir a Ron Paul o candidatos que forman parte del sistema”, dice la simpatizante de Paul.

En otras partes del estado los residentes se sienten entre contentos y acosados por el teatro político y mediático que acompaña las tradicionales primarias. “A veces los medios son un poco intrusivos”, dice Erin Pender una trabajadora en una panadería en Dover que recibió la visita del candidato presidencial Jon Hunstman, seguido de una nube de cámaras y micrófonos.

“Tenemos un peso grande de responsabilidad”, dice Ed Lopez-Reyes, por tratarse de uno de los primeros estados en elegir a un pre candidato presidencial republicano.