El luto en tiempos de Facebook

La popular red social de Internet permite recordar a familiares y amigos fallecidos
El luto en tiempos de Facebook
Enrique López, en su departamento de Manhattan, visita la página de Facebook de su mejor amigo Lismam, quien murió en un accidente en septiembre pasado.
Foto: suministrada

Nueva York – “Hace un año estábamos buscando regalos para nuestras familias… Fue divertido. Ahora te extraño. Y quiero que sepas que te quiero…”

“Es sábado otra vez y no estás más aquí. Flakito, te echo de menos y deseo que te encuentres en un lugar mejor y en paz…”

Esos fueron los últimos mensajes que escribió Enrique López en la página de Facebook de Lismam (*), su mejor amigo y compañero de trabajo.

Aunque nunca recibe respuesta, el joven mexicano no deja de escribir. Su amigo murió en un trágico y repentino accidente el pasado mes de septiembre en Nueva York.

Como López, son muchas las personas alrededor del mundo que hoy día utilizan la red social de Facebook para llevar su luto y expresar su dolor tras la muerte de un ser querido.

“Es una manera de estar cerca de él. Ver sus fotografías, las fotos de cuando estábamos juntos. Eso me hace tenerlo presente”, cuenta López al referirse a Lismam a quien conocía desde hace 11 años.

“De alguna manera, al escribirle en Facebook estoy como esperando que me de una respuesta; obviamente no me va a responder, pero así puedo expresar en letras lo que siento”, reflexiona López.

Desde octubre del 2009, los familiares de un usuario de Facebook que ha fallecido, tienen la opción de mantener su página activa y convertirla en un recordatorio virtual. Anteriormente, cuando moría un miembro, Facebook “congelaba” su cuenta por 30 días y luego la eliminaba completamente alegando razones de privacidad.

La decisión de la empresa de cambiar su política sobre los perfiles de personas fallecidas, respondió en parte a las protestas de miles de usuarios tras la masacre en la universidad de Virginia Tech en el 2007, quienes pedían que no se cerraran las páginas de Facebook de los estudiantes asesinados a los cuales querían rendirle un tributo online.

En el caso de Lismam, su página de perfil recibe cada día mensajes de amigos y familiares que ponen en su ‘muro’ (wall), textos, fotos y videos en forma de homenaje y tributo, y también para recordar al joven fallecido.

“Es parte de un grupo de gente que está sufriendo el mismo dolor. Básicamente la gente que le escribe en su página es la que le ha escrito constantemente. Es la gente que estuvo cerca de él todo el tiempo; sus amigos cercanos”, indica López.

“Cuando veo los mensajes de otras personas, me siento bien, aunque parece raro, pero me alegra saber que no lo han olvidado, que tienen presente su memoria”, agrega el hispano.

Estudios que se han hecho sobre el fenómeno social creado por Facebook destacan la manera cómo este portal se ha convertido en una especie de cementerio virtual donde las personas pueden ir y visitar a sus difuntos, de manera colectiva, en cualquier momento y sin importar lo lejos que estén.

Según expertos en psicología, las páginas conmemorativas en Facebook ofrecen consuelo a aquellos que leen los tributos, especialmente los padres o compañeros de los fallecidos.

“Lo que realmente es bueno de Facebook es que ha hecho más aceptable el ser parte de una comunidad, que en este caso se trata de un grupo que vive el luto junto”, dice el doctor Eduardo Fernández, psicólogo de la Unidad de Salud Mental del Hospital Lincoln en El Bronx.

“En general, sabemos que estar conectado con otros durante el tiempo que estamos en luto es importante y al leer en Facebook lo que otra gente también está sintiendo te hace saber que no estás solo”, asegura el psicólogo.

Otra ventaja que los especialistas le atribuyen a la red social es que al hacer perpetua la página de la persona fallecida, le da la oportunidad a sus deudos volver a chequearla en cualquier momento, y esto les permite ajustarse a la pérdida y puede ayudarles en el proceso de recuperación.

“Facebook es otra manera de tener a la persona muerta presente, lo que me parece que es algo muy bueno y útil para los que están pasando por el luto”, indica el doctor Roberto Lewis-Fernández, profesor de Psicología Clínica de la Universidad de Columbia.

“Ya no es como antes, que la gente iba al cementerio y le hablaba a la tumba o le ponía flores, o le ponía un pequeño altar en la casa con la foto”, agrega Lewis-Fernández.

El doctor Eduardo Fernández también cree que Facebook puede servir como una especie de terapia para sobrellevar el dolor y la tristeza.

“Una de las estrategias que usamos en terapias cuando estás de luto, es escribir cartas a la persona que murió. Con esos escritos puedes comunicarle cosas a esa persona, y eso es parte del proceso de duelo, y creo que es bueno que sitios como Facebook han hecho más aceptable socialmente el que las personas se comuniquen con los muertos y expresen sus sentimientos”, dijo Fernández.

Con esto concuerda Enrique López, quien asegura que escribir en el muro de su amigo Lismam se ha convertido en una especie de desahogo emocional.

“Escribirle en Facebook me hace sentir bien, porque antes de que él muriera nos quedamos con una conversación pendiente que debíamos tener. Sé que inconscientemente estoy teniendo esa conversación con él aunque no va a haber ninguna respuesta, pero yo como que quiero saber que hubiese dicho él, qué consejo me hubiese dado, porque él era un buen amigo”, concluye López.

Definitivamente Facebook ha revolucionado la forma cómo los humanos llevan el luto como individuos, familias y comunidades. Los mensajes en la red social han reemplazado las llamadas telefónicas para dar el pésame, las visitas al cementerio y el envío de tarjetas de condolencia. De hecho, según estimados de la propia industria, la venta de este tipo de tarjetas ha bajado en 30% en los últimos años.

* No utilizamos su apellido por respeto a su privacidad.

pedro.frisneda@eldiariony.com