Discuten dónde recluirán a transgénero latina

Una comisión especial sobre identidad de género en Illinois tendrá que decidir el lugar de reclusión de la latina Maribel Torres, o José Torres según documentos de la corte, sentenciada a cuatro años de prisión por robos, agresión y violación de la libertad condicional.

Guía de Regalos

Discuten dónde recluirán a transgénero latina
Foto de archivo de una cárcel en EEUU.
Foto: AP

Chicago – Una comisión especial sobre identidad de género en Illinois tendrá que decidir el lugar de reclusión de la latina Maribel Torres, o José Torres según documentos de la corte, sentenciada a cuatro años de prisión por robos, agresión y violación de la libertad condicional.

El Chicago Tribune informó hoy en su edición digital que Torres tiene cabello castaño que le llega a los hombros, y aunque nació hombre en la ciudad de Chicago, en los últimos 10 años ha sido identificada como mujer después de tratamientos con hormonas.

Los robos fueron cometidos en tiendas por departamento de las vecinas ciudades de Skokie y Deerfield, Illinois.

Según el Tribune, los prisioneros transgénero han sido un problema para la Oficina del Alguacil del Condado Cook y el Departamento Correccional de Illinois.

Desde marzo rige una nueva política que prohíbe la discriminación sobre la base de la orientación sexual del recluso, creándose una comisión sobre identidad de género que decide si la persona debe ser ubicada en la sección masculina o femenina del penal.

En el caso de Torres, la comisión se reunirá en las próximas 72 horas después de diagnosticar su género y escuchar sus preferencias y pedidos sobre alojamiento, uniforme, instalaciones para el aseo y recreo.

Torres fue recluida originalmente en la sección masculina de la cárcel del condado ubicada en Chicago, después de su arresto el año pasado, y desde entonces pasó a una unidad especial de la prisión donde ha recibido tratamiento médico especial y consejería.

Según lo informado, Torres tiene 10 procesos previos por delitos varios y esta semana se declaró culpable de haber robado una cartera de dama valorada en $2,000 y cosméticos valorados en $1,000.

La agresión la cometió contra un guardia de seguridad de una de las tiendas, al que alegadamente derribó de un puñetazo cuando intentó detenerla.