Cámara Baja despide a Giffords

Con lágrimas y ovación, miembros del Congreso le dan un emotivo homenaje

Cámara Baja   despide a Giffords
Esta imagen de video muestra a la congresista Gabrielle Giffords (D-Ariz), centro, en momentos en que es aplaudida y ovacionada por sus colegas del Congreso.
Foto: ap

WASHINGTON/efe – La legisladora demócrata de Arizona Gabrielle Giffords, herida de gravedad en un tiroteo hace un año, presentó ayer su renuncia a su escaño en la Cámara de Representantes, en un emotivo homenaje en el que prometió regresar al servicio público algún día.

“Todos los días estoy luchando fuerte. Me recuperaré y regresaré, y trabajaremos juntos de nuevo por Arizona y por todos los estadounidenses”, dijo Giffords en una carta de cuatro páginas entregada al presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner.

Antes de presentar su renuncia, Giffords se reunió con votantes en su distrito y el martes acudió por última vez al discurso presidencial sobre el “Estado de la Unión”. El presidente Barack Obama se fundió con ella en un largo abrazo antes del discurso, y la foto pronto suscitó elogios en la blogósfera.

Giffords, de 41 años, fue herida en la cabeza en un tiroteo en las afueras de un supermercado en Tucson (Arizona) el 8 de enero de 2011, cuando participaba en un acto político con sus votantes. El incidente dejó un total de seis muertos, entre ellos un juez federal y una niña de 9 años nacida la misma fecha de los atentados del 11 de septiembre de 2001. También dejó un total de 13 heridos, incluyendo a Giffords, quien se convirtió en una especie de “heroína” nacional debido a su tesón para luchar por su vida.

En los primeros momentos del atentado, el becario hispano Daniel Hernández le dio primeros auxilios mientras llegaban los equipos de emergencia, lo que le salvó la vida.

El presunto autor del tiroteo, Jared Lee Loughner, acusado de homicidio, se encuentra en una cárcel en Misuri y desde hace cinco meses está siendo sometido a tratamiento psiquiátrico para forzarlo a afrontar un juicio.

Giffords, que ha estado bajo un intenso tratamiento con terapia física y del habla, ya había adelantado el sábado pasado que dejaría el cargo.