Romney se defiende de ataques de Gingrich en Florida

Romney se defiende de ataques de Gingrich en Florida
Mitt Romney
Foto: archivo / ap

Miami/EFE – A menos de una semana de las decisivas primarias republicanas de Florida, las campañas de los dos principales candidatos, empatados según las encuestas, elevaron ayer considerablemente el tono a su paso por Miami, donde el español tomó un inesperado papel protagonista.

Mitt Romney (que cuenta ya con 31 delegados) parecía tenerlas todas consigo, pero el fuerte impulso que Newt Gingrich (con 26) logró en las primarias anteriores, las de Carolina del Sur, le han permitido recortar distancias y hasta colocarse en empate técnico.

Según una encuesta difundida ayer por la Universidad de Quinnipiac, el 36 % de los electores de Florida pretende votar por Romney y el 34 % por Gingrich, una diferencia mínima (que hace dos semanas era de 12 puntos) y que entra en el margen de error de la consulta (4 %), por lo que puede traducirse como un empate.

Esto explica que Romney haya pisado el acelerador a su paso por Miami, la mayor área urbana de Florida, que celebrará sus primarias el próximo martes. En esta ciudad se concentra la población cubana, que en total supone casi un tercio de los hispanos del estado.

El ganador del próximo martes se hará con los 50 delegados que están en juego en Florida, del total de 1.144 requeridos para lograr la candidatura presidencial republicana.

Por el momento Romney cuenta con 31 y Gingrich con 26.

Romney cuenta con la baza de que Florida no es tan conservadora como Carolina del Sur, pero el hecho de que no apoye regularizar a los indocumentados le puede pasar factura en un estado donde el 13 % del electorado es latino.

El precandidato republicano Mitt Romney lamentó ayer que su rival Newt Gingrich le tachara de antinmigrante, al tiempo que alentó a los exiliados cubanos a “estar preparados para la democracia” porque en su opinión Castro dejará de estar “pronto en este planeta”.

“Es muy triste que un candidato te ataque con esos términos. No soy un antinmigrante; soy proinmigrante”, afirmó Romney en una entrevista con público realizada por el periodista de Univision Jorge Ramos en el Miami Dade College en referencia a un anuncio radiofónico difundido por la campaña de Gingrich.

Según Romney, los inmigrantes emprenden más negocios que los propios estadounidenses. Por eso, comentó que si llega a ser presidente de EEUU impulsará una iniciativa “basada en poder dar permisos de trabajo a través de un sistema rápido”.

El republicano dijo, además, que su opción es “la de proteger la inmigración legal” e incluso potenciarla, ya que, entre otras cuestiones, “los hispanoamericanos son los más emprendedores”.

“Quiero que EEUU sea un lugar atractivo para invertir y para la creación de empleo” explicó Romney, quien para ello ve necesario diseñar nuevas regulaciones que estimulen el crecimiento económico y la entrada de capital extranjero.

El entrevistador, uno de los periodistas hispanos más reconocidos en EEUU, le recordó el caso de Lucía Ayaín, una joven peruana que llegó ilegalmente a este país cuando tenía diez años y que ahora no podía acceder a la universidad porque no tenía suficiente dinero para pagarla, ya que para las personas en esta situación es más cara que para el resto.

Romney ya ha se ha mostrado en otras ocasiones contrario al “Dream Act” -que legaliza la situación de los estudiantes indocumentados- y ayer dijo que no quiere “castigar a esas personas” pero que quienes se encuentran en situación irregular “pueden acceder a centros más baratos”, al tiempo que recordó que “en Miami los precios de las universidades no son tan desorbitados”.