Cásate sin derrochar

Una boda con sentido del ahorro te permitirá entrar al matrimonio sin deudas
Cásate sin derrochar
Con una boda sencilla te ahorras mucho dinero.
Foto: archivo / edlp

Hoy día, por sencilla que sea, una boda puede llegar a costar varios miles de dólares, además de cientos de horas para organizarla. Sin embargo, no tienes que gastar mucho dinero para tener una celebración maravillosa. Estos son algunos de los consejos de ahorro para que el día de tu matrimonio te cases… pero no con una deuda:

Planea con tiempo, si puedes al menos con cuatro meses de anticipación.

Haz una lista de invitados lo más breve posible: incluye sólo familiares y amigos cercanos.

Puedes reducir los costos de la comida (la parte más cara de una boda) si ofreces una cena tipo buffet, un almuerzo estilo brunch o una celebración con bebidas y bocadillos.

Si lo que buscas es ahorrar, el jardín de tu casa, el de la casa de un amigo, un parque municipal, la playa o una reserva forestal pueden ser un marco adecuado y mucho más económico que un salón.

Celebrar la boda cualquier día que no sea sábado es una buena idea para reducir costos. Hasta un domingo es mucho más barato que un sábado.

Hay varias opciones para economizar en el vestido de la novia, entre ellas utilizar el de una amiga, comprar uno de uso en ebay o adquirir un traje “muestra” de algún diseñador.

Para las invitaciones, compra el papel y los sobres en una tienda especializada en esos artículos y escríbelas a mano o imprímelas con tu impresora personal.

Pide a los invitados que confirmen su asistencia por teléfono o por email.

Si te casas en un iglesia católica, una buena idea es hacerlo durante una época de celebración, como Pascua o Navidad, cuando el templo ya estará decorado. Para el lugar de la recepción puedes ahorrar en arreglos si eliges un lugar como un jardín para casarte.

En lugar de contratar un fotógrafo profesional, pregunta entre tus amigos si hay algún fotógrafo aficionado y contrátalo para la ocasión.

En cuanto a bebidas, puedes ahorrar si sirves sólo vino y cerveza y, tal vez, una copa de champagne para brindar al inicio de la recepción, en lugar de instalar un bar completo. Y compra las bebidas en una tienda al por mayor.

1. Un seguro de bodas puede “comprarte tranquilidad”, ya que si algo sucede y tienes que cancelar, no perderás el dinero que ya pagaste en depósitos.

2. Una póliza de cancelación puede costar entre $150 y $400, por una cobertura de hasta $50,000.

3. El seguro te cubre si tu boda se suspende o pospone en caso de un fallecimiento, enfermedad y/o accidente, problemas de transporte o problemas climatológicos.

4. Si piensas realizar una boda al aire libre, un seguro de bodas -y un plan alternativo para tu fiesta- es casi obligatorio.

5. Lee bien tu póliza y asegúrate de que cumple con tus necesidades.

6. El seguro no te cubre si decides, antes de casarte, romper el compromiso con tu pareja.