Hueso duro de roer para NY

Los Knicks reciben hoy a los Bulls de Chicago, equipo que llega con la segunda mejor marca de la NBA
Sigue a El Diario NY en Facebook
Hueso duro de roer para NY
Jonas Jerebko (33), de Detroit, intenta penetrar entre Jeremy Lin (17) y Tyson Chandler (6) en la más reciente cita de los Knicks.
Foto: AP / Kathy Willens

NUEVA YORK/EDLP – Los Knicks de Nueva York, esperanzados en hilvanar una cadena de triunfos que los saque del marasmo en que se encuentran, se enfrentarán hoy a los Bulls de Chicago, equipo que es considerado uno de los mejores en la National Basketball Association (NBA).

El partido se llevará a cabo en el Madison Square Garden, desde las 8:00 de la noche.

Los Knicks vienen de vencer anteanoche a los Pistons de Detroit, con pizarra de 113-86, en partido que marcó la reaparición de Carmelo Anthony tras una breve ausencia por lesión. Ese triunfo frenó una racha de tres derrotas consecutivas y es apenas el segundo en las más recientes 11 presentaciones del equipo que dirige Mike D’Antoni.

Los Knicks descansaban anoche, y presentan marca de ocho victorias y 13 derrotas, a siete juegos de diferencia del líder de la División del Atlántico, Sixers de Filadelfia, que tienen 15-6.

Los Bulls, su rival de hoy, juegan para 18 victorias y cinco derrotas; un balance que les mantiene de líder de la División Central, con la mejor marca de la Conferencia del Este y con el segundo mejor récord actual de la NBA, solamente superado por el 16-4 de Oklahoma City, sin incluir la acción de anoche.

El choque contra Chicago es el primero de tres noches consecutivas de acción: el viernes visitan a los Celtics de Boston y el sábado juegan en casa ante los vecinos Nets de New Jersey.

Los Knicks comenzaron su temporada de 2012 con grandes expectativas, al tener el prometedor núcleo del torneo anterior, ya más consolidado con la presencia de Carmelo Anthony desde el primer día, más la firma del agente libre Tyson Chander, jugador de reconocida defensa. Sin embargo, el desempeño sobre la cancha no ha ido a la par de lo que se esperaba del equipo –una situación que se acentúa al tratarse esta de una campaña abreviada, donde una temprana racha de derrotas puede dejar al club sin expectativas de playoffs aún antes de las etapas finales del torneo.