Cómo prevenir la violencia juvenil

Programa nacional busca evitar episodios de agresión en las escuelas del país
Cómo prevenir la violencia juvenil
Aproximadamente el 20% de los alumnos de escuelas secundarias en Estados Unidos denunció haber sido intimidado por compañeros de clases.
Foto: Archivo

La violencia juvenil es un tema crítico de la salud pública en los Estados Unidos. Según los datos más recientes disponibles, aproximadamente el 20% de los alumnos de escuelas secundarias denunció haber sido intimidados en la escuela y más del 30% admisión haber presenciado alguna pelea.

En 2008, más de 656,000 jóvenes entre 10 y 24 años de edad fueron atendidos en salas de emergencias debido a lesiones sufridas a causa de la violencia. El homicidio es la segunda causa principal de muerte entre los jóvenes, con un promedio de 16 jóvenes asesinados por día.

Afortunadamente, existen múltiples estrategias que tanto investigaciones como experiencias comunitarias han demostrado que funcionan para prevenir la violencia juvenil. Sin embargo, acabar con ella no es una tarea simple ni mucho menos rápida.

Para lograrlo, las comunidades necesitan una continuidad de enfoques que abarcan desde prevención hasta respuesta y que se ponen en práctica desde la infancia temprana hasta la adultez. Las estrategias de prevención funcionan para impedir que surja la violencia mediante la incentivación de las habilidades de los jóvenes, las relaciones solidarias y las comunidades y sociedades sanas y seguras.

STRYVE: Prevención de la violencia juvenil es una iniciativa nacional dirigida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) para prevenir la violencia antes de que aparezca.

La visión de STRYVE consiste en jóvenes sanos y seguros que puedan desarrollar plenamente su potencial como miembros conectados y solidarios de familias, escuelas y comunidades prósperas y sin violencia.

STRYVE pretende aumentar la concientización sobre la prevención de la violencia juvenil, promover el uso de enfoques para la prevención de la violencia juvenil basados en las mejores pruebas disponibles y guiar a las comunidades sobre cómo prevenir la violencia en los jóvenes.

La prevención efectiva de la violencia juvenil exige la participación y el liderazgo de varios socios. La prevención de la violencia juvenil es una responsabilidad compartida entre todos aquellos que determinan las relaciones entre los jóvenes y los entornos dentro de los cuales crece la juventud.

STRYVE hace hincapié en la colaboración entre múltiples sectores y disciplinas, incluyendo la justicia, la educación, el trabajo, los servicios sociales, la seguridad y la salud pública y las organizaciones que atienden a los jóvenes.

La participación de las organizaciones comunitarias, residentes, grupos religiosos, empresas locales y jóvenes también es importante para lograr prevenir la violencia y promover con éxito la salud y la seguridad. Cada sector cumple un rol importante y único en la prevención, y su aporte, compromiso y liderazgo son fundamentales para definir el problema y priorizar e implementar estrategias de prevención de la violencia juvenil.

En marzo de 2011, los CDC llevaron a cabo una reunión en Washington, D.C., para crear una red de asociaciones STRYVE. La reunión, titulada “Muchas voces, una prioridad: Prevenir la violencia juvenil”, atrajo a más de 35 organizaciones multisectoriales y agencias federales y a casi 20 jóvenes representantes de la salud pública, el desarrollo juvenil, la justicia, la educación, el trabajo social y la investigación.

Estos socios multisectoriales tienen un enfoque común que consiste en promover la seguridad y la salud de los jóvenes pero varían sus enfoques. Mediante su colaboración, estos socios permitirán destacar el potencial y los beneficios que implican priorizar la prevención y ayudar a las comunidades para que aprovechen la base de sustento con el fin de prevenir la violencia antes de que aparezca.

Los objetivos de la red de asociaciones STRYVE son:

Participar en actividades de comunicación a nivel local, estatal y nacional para concientizar a la población que la violencia juvenil puede y debe prevenirse.

Permitir que las comunidades elijan e implementen estrategias de prevención de la violencia juvenil basadas en las mejores pruebas disponibles.

Para mayor información puede visitar http://www.safeyouth.gov.

Fuente: Centro para el Control y Prevención de Enfermedades.