Exigen vetar mapa electoral en Long Island

Grupos activistas dicen que propuesta ignora aumento de hispanos en la zona

Guía de Regalos

Exigen vetar mapa electoral en Long Island
Foto: Cortesia Ted Hesson de Long Island Wins

Nueva York – Organizaciones proinmigrantes de Long Island están tratando de energizar a los residentes latinos en contra de una propuesta estatal de cambiar los distritos de senadores y de asambleístas que, dicen, divide el electorado hispano.

Líderes comunitarios de Suffolk y Nassau se unieron ayer para exponer la posible disminución del peso político latino, luego de que el Grupo de Trabajo Legislativo sobre Investigación Demográfica y Redistribución, LAFTOR, propusiera recientemente los nuevos mapas electorales.

Los mapas de redistribución de distritos se realizan cada 10 años según los cambios de población registrados por el Censo. En la propuesta destaca, entre otros puntos, la creación de un nuevo distrito en el senado estatal, que estaría localizado cerca de Albany.

LAFTOR realizará una audiencia pública hoy en el auditorio de la Legislatura del Condado de Suffolk, para discutir la redistribución electoral. Miembros de la comisión han defendido los mapas en varias audiencias destacando que la propuesta se realizó con transparencia.

Por su lado, una coalición de más de 15 organizaciones proinmigrantes pidió que los mapas que calificaron como antidemocráticos, se rediseñen respetando el crecimiento poblacional latina y de color.

Susan Lerner, directora de Common Cause NY, explicó que la redistribución electoral propuesta no sigue el crecimiento de las minorías, además de dividir el voto hispano y afroamericano.

Lerner citó como ejemplo las villas de Hempstead y Brentwood, que fueron una vez más divididas en tres y cuatro distritos senatoriales.

“Los mapas nos dan menos posibilidades de que las minorías sean representadas equitativamente. Las líneas distritales nos impedirán ser mayoría en las urnas”, dijo Lerner.

Agregó que hay cambios demográficos importantes que no se reflejan en redistribución de distritos.

Según el Censo 2010, en cuanto a la población hispana de la isla, las mayores concentraciones siguen estando en las villas de Hempstead y Brentwood.

Para la década de los 80, Brentwood era la única comunidad en la cual los hispanos constituían el 20% de la población. En 2010, representaron el 68% de la masa demográfica.

En general, la población latina de Long Island aumentó en un 56.2% en la última década.

Common Cause, que ha trabajado en mapas apartidistas con base en consulta de expertos y residentes, insistió en que los latinos componen el 14% de la población total en edad para votar; sin embargo, no existe un sólo senador estatal hispano por Long Island.

En este contexto, Lucia Gómez-Jiménez, directora de La Fuente y colaboradora del National Institute for Latino Policy, apuntó que en distintas zonas de la isla, la comunidad anglohablante ya no constituye la mayoría de la población que puede votar.

Es el caso de Babylon-Islip, en donde los votantes latinos y afroamericanos tendrían más peso político si el área no estuviera fraccionada en tres distritos del senado estatal.

Gómez-Jiménez destacó que si el voto latino no estuviera dividido, se lograría un distrito equitativo para impulsar un candidato latino competitivo.

Daniel Altschuler, presidente de la Mesa Cívica de Long Island, apuntó que los mapas propuestos por LATFOR reducen el poder electoral de distritos con gran población minoritaria.

“Si no hay un nuevo plan que solucione este problema, exigimos que el gobernador vete la propuesta de LATFOR”, dijo Altschuler.

LATFOR se integra por seis miembros, cuatro de ellos son legisladores y dos son representantes de la sociedad civil. El grupo es co-presidido por el senador estatal Michael F. Nozzolio y el asambleísta John J. McEneny.