Reducirían fondos para presos indocumentados

Guía de Regalos

Reducirían fondos para presos indocumentados
Los presos Indocumentados convictos de un crimen serán transferidos si se reducen los fondos estatales.
Foto: Ciro Cesar / La Opinion

SACRAMENTO, California.— Ya de por sí California obtiene sólo el 7% de los fondos que debería recibir del gobierno federal por mantener en sus prisiones estatales a los indocumentados convictos de un crimen, pero si el presidente Obama logra reducir los fondos de un programa que reembolsa dinero a los estados para mantener encarcelados a esos reos, el estado se verá en más aprietos fiscales.

El presidente Obama planteó en su propuesta de presupuesto para el 2013, dar sólo 70 millones de dólares para el programa Estatal de Asistencia para los Criminales Indocumentados (SCAAP), cuando actualmente la suma asignada es de 240 millones de dólares para todo el país.

El Departamento de Prisiones (CDCR) estima que tienen 15,901 presos indocumentados que serán transferidos a inmigración cuando cumplan sus condenas, pero además resguarda a 3,717 reos adicionales con una potencial orden de retención migratoria.

De acuerdo a Terry Torton, portavoz del CDCR, el costo anual promedio por cada preso, indocumentado o no, es de 44,563 dólares.

H.D. Palmer, portavoz del gobernador Jerry Brown, recordó que en el plan presupuestal presentado en enero se estimó que 10.98% de los reclusos en las prisiones estatales son indocumentados, en los se gastan 936.4 millones de dólares.

Sin embargo, el estado solamente recibirá 65.8 millones del SCAAP para los ciclos fiscales 2011-12 y 2012-13. “Con este nivel de financiamiento el estado será reembolsado por sólo el 7% de los costos asociados con el encarcelamiento de los presos indocumentados”, indicó.

Hizo ver que la administración hará lo mismo que en años recientes, trabajar con la delegación de California en el Congreso para que al menos se mantenga el financiamiento actual mínimo nacional de 240 millones de dólares. “Aun cuando ni siquiera cubra los costos estatales”, observó.

Por años, los legisladores y gobernadores de California desde la época del republicano Pete Wilson en los 90s han tratado sin éxito que el gobierno federal aporte más por los presos indocumentados. Todos los presidentes de la nación sin importar el partido político han querido recortar esos fondos.

Luis García, del Comité Comunitario de Investigación del Sistema Correccional de California, un grupo de padres de familias de reos en las prisiones estatales con sede en el sur del estado, deploró que el gobierno federal no quiera mantener su responsabilidad y que los estados tengan que pelear por los fondos.

“Por otro lado esperamos que eso haga que el estado busque otras opciones para esos presos tales como entregarlos a inmigración, donde en algunos casos podrían pelear sus casos y permanecer en el país”, comentó.

Joseph Villela, cabildero de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) dijo que mientras que el presidente Obama quiere reducir los fondos a SCAAP, aumenta en 184 millones de dólares el financiamiento al programa Comunidades Seguras que pone en las cárceles locales a miles de inmigrantes que no son criminales. Con eso pone al estado en aprietos porque lo hace gastar más en cárceles y no quiere dar el dinero para apoyar los gastos que genera al estado, precisó.