Miembros del clan Gambino culpables

NUEVA YORK/EFE – Cuatro miembros del clan mafioso de los Gambino se declararon culpables ayer en Nueva York de los delitos de chantaje, tráfico de drogas, extorsión y asalto, entre otros, de lo que se les acusaba tras su detención el año pasado en lo que supuso el mayor golpe a la “Cosa Nostra” en la historia de EE.UU.

“Para aquellos que creían que las actividades criminales e influencia de la ‘Cosa Nostra’ estaban en declive, los dramáticos cargos de este caso y la declaración de culpabilidad de hoy deberían desengañarles”, dijo en un comunicado el fiscal federal de Manhattan, Preet Bharara.

Alphonse Trucchio, Michael Roccaforte, Anthony Moscatiello y Christopher Colon admitieron su culpabilidad en delitos de chantaje, tráfico de droga, extorsión y asalto, entre otros, de los que se les acusó tras su detención en enero de 2011.

Entonces, las autoridades detuvieron o acusaron a un total de 127 criminales, entre los que se encontraban miembros de las cinco grandes familias mafiosas de NY- Gambino, Bonanno, Colombo, Genovese y Lucchese.

La declaración de culpabilidad de hoy se une a la anunciada a principios de semana por otros siete integrantes de ese clan, por lo que todos los detenidos en la operación han admitido ya ante las autoridades haber cometido los delitos de los que se les acusaba.

Además, Trucchio y Colon, el “capitán” y un “colaborador” de los Gambino, admitieron haber participado en una red criminal que captaba a inmigrantes ilegales para trabajar en clubes nocturnos en la Gran Manzana.

Los cuatro integrantes de los Gambino, que se enfrentan a una pena máxima de cadena perpetua, operaron desde los años ochenta una red de distribución de drogas que funcionaba principalmente en el barrio de Queens.

Allí distribuyeron “cientos de kilos de cocaína y marihuana, así como miles de pastillas de éxtasis y vicodina, que generaron millones de dólares en beneficios ilegales para esa familia”, según el escrito de la acusación.

También admitieron, entre otros delitos, haber controlado y extorsionado sistemáticamente a clubes de “streaptease” en Queens y Long Island o haber amenazado e incluso asaltado a deudores de la familia Gambino para recaudar esos créditos.