¿Eres mesero (a)? No dejes que te roben

Un grupo obtiene $5 millones tras demandar al dueño de un famoso restaurante
¿Eres mesero (a)?  No dejes que te roben
Para muchos trabajadores de restaurantes las propinas son su único sustento.
Foto: Archivo

Nueva York – La propina es el único sustento para muchos inmigrantes en la ciudad de Nueva York, quienes pasan largas jornadas de pie trabajando en restaurantes, para en el mejor de los casos hacer poco más de $100 al día.

Meseros, repartidores de comida y anfitriones en muchos restaurantes usan la práctica de agrupar toda la propina que se hizo en el día para luego dividirla entre todos al final de la jornada. Esto permite que cada uno se lleve una porción similar a su casa, aunque uno no haya tenido un día tan productivo en comparación a otro.

Pero hay algunos camareros que no solo han tenido que dividir sus propinas entre ellos, sino que se han visto obligados a darle un porcentaje al dueño del local, quien saca provecho del arduo trabajo que los servidores han hecho para ‘ganarse el día’.

Este fue el caso del dueño del renombrado restaurante Babbo del West Village en Manhattan, Mario Batali, quien fue acusado por sus trabajadores de quitarles un 5% del total de la propina acumulada cada día.

Pero como se informó hoy en varios medios de prensa, los meseros decidieron enfrentar a su jefe y lograron un acuerdo judicial, luego de demandar a Batali, para que éste les page $5.25 millones por haberse apoderado de parte de sus propinas.

Enrique López, mexicano que trabaja en un restaurante en el West Village, dijo a El Diario-La Prensa que le parece insólito el caso. “Por lo general le damos 5% de las propinas acumuladas sólo al manager del restaurante, pero no a los dueños”.

La demanda que fue presentada en el 2010 por una de las meseras, asegura que el restaurante se adueñaba de parte del efectivo que acumulaban los trabajadores en el día indicando que era el porcentaje que debían pagar por la venta de vinos en cada jornada.

Este caso ha alertado a muchos de los trabajadores en este sector quienes ahora saben que pueden defender sus propinas, ya que un dólar menos o un dólar más hace una gran diferencia en sus bolsillos. “Yo me mantengo de las propinas. Es mi único sustento, y cada dólar cuenta”, dijo Lopez.