La batalla de los gays desamparados

A Iro Uikka se le hace un nudo en su garganta, al describir la violenta experiencia de tener que pasar sus noches durmiendo en los vagones del tren de Nueva York.
La batalla de los gays desamparados
Baresco Escobar, es uno de los jóvenes desamparados.
Foto: AP

NUEVA YORK/AP – A Iro Uikka se le hace un nudo en su garganta, al describir la violenta experiencia de tener que pasar sus noches durmiendo en los vagones del tren de Nueva York.

“Cuando le dije a mi madre que era gay, ella me agarró por el cuello y me echó”, recuerda. “Entonces ella me tiró el abrigo y cerró la puerta”.

Uikka es uno de decenas de miles de jóvenes sin hogar en todo Estados Unidos que son LGBT – Lesbianas, gays, bisexuales o transgénero. La mayoría están en las calles porque no tienen a dónde ir – los marginados que se van de la casa después de ser rechazados por miembros de la familia o huyen porque los residentes de refugios los intimidaron o los golpearon.

Las personas jóvenes LGBT representan una proporción notablemente alta de un estimado de 600 mil o más jóvenes sin hogar en todo el país – entre 20 y 40%, de acuerdo con la National Gay and Lesbian Task Force Policy Institute. Sin embargo, sólo alrededor del 5% de los jóvenes se identifican como lesbianas, gays o bisexuales, de acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.

“Hemos ganado las batallas por el matrimonio gay y homosexuales en el ejército”, dice Carl Siciliano, fundador y director ejecutivo de la sede en Nueva York del Centro Ali Forney, la organización más grande de la nación para jóvenes LGBT. “Este es el próximo reto, la siguiente batalla: ayudar a estos jóvenes”.

La Casa Blanca ha tomado nota. Hoy en Detroit los miembros de la Administración de Obama tendrán una conferencia nacional sobre vivienda y personas sin hogar en las comunidades LGBT de los Estados Unidos. Van a discutir estos temas con los defensores, líderes comunitarios y el público.

El presidente del Consejo Charles Pugh, quien es abiertamente gay, es uno de los participantes.

“Conseguir este tipo de atención por parte de la Casa Blanca es exactamente lo que necesitamos para levantar conciencia y ayudar a los padres a encontrar una manera de lidiar con sus hijos en la orientación”, expresó Pugh.