Medidas para proteger a sus hijos en casa

Muchos de los accidentes fatales sufridos por niños se pueden evitar con un poco de precaución familiar
Medidas para proteger a sus hijos en casa
Corte los cordones de las persianas o asegúrese de que estén fuera del alcance de los niños.
Foto: thinkstock

Según el Consejo de Seguridad del Hogar (Home Safety Council), organización sin fines de lucro dedicada a evitar las lesiones en las casas, el 50% de los niños que pierden la vida antes de su primer cumpleaños mueren por asfixia o ahogamiento, tragedias que muchas veces se podrían evitar con un poco de precaución.

Los padres de niños muy pequeños pueden y deben tomar las medidas adecuadas para salvar a sus hijos de varios peligros de asfixia o ahogamiento en el hogar. El Consejo de Seguridad del Hogar ofrece los consejos siguientes para los padres que se proponen proteger a sus hijos.

Poner los objetos pequeños fuera del alcance del niño. En general, todo lo que quepa dentro de un tubo de papel higiénico es lo suficientemente grande como para provocar ahogamiento en el niño. Esto incluye caramelos duros, monedas, cacahuetes e incluso balones de látex. Guarde estos objetos en sitios cerrados o en lugares fuera del alcance del niño.

La cuna debe ser una zona sólo para niños. Las almohadas, juguetes y edredones dentro de la cuna pueden provocar ahogamiento. Aleje estos objetos de la cuna, y acueste siempre al niño boca arriba.

Corte los cordones de las ventanas. Los cordones para ventanas como los que cuelgan de las persianas pueden ser muy peligrosos si caen en manos de niños pequeños. Corte las partes sobrantes y asegúrese de que estén siempre bien alto donde los niños no puedan llegar.

Lea las etiquetas de los juguetes. Los niños tienen tantos juguetes que los padres pueden pasar por alto fácilmente aquellos que pudieran implicar peligros de seguridad. Los padres con niños especialmente pequeños pudieran dejar inconscientemente que algunos juguetes escapen a su inspección. Sin embargo, es imperativo que los padres lean las etiquetas de los juguetes antes de dárselos al niño. Hay que prestar especial atención a las edades recomendadas de cada juguete, pues las mismas se establecen con frecuencia teniendo en cuenta la seguridad del pequeño.

Supervise de cerca a los niños cuando están en el agua. Otra amenaza potencial a la seguridad infantil en el hogar es el agua. Los niños pueden ahogarse hasta en una pulgada de agua, y en cuestión de minutos. Como resultado, los padres deben estar muy atentos cuando los niños están en el agua. Las bañeras, inodoros, y, por supuesto, las piscinas implican serios peligros para los niños pequeños. Cuando el niño esté en el agua, téngalo a un brazo de distancia.

Construya una cerca alrededor de la piscina. Muchas comunidades han establecido leyes que exigen que las piscinas estén cercadas. Pero a menudo, esas leyes solo se aplican en el patio donde está ubicada la piscina. Aunque esto podría parecer suficiente, también podría ser útil construir una cerca alrededor de la piscina en sí, e instalar un cierre en la puerta para evitar que los niños curiosos puedan entrar sin supervisión.

Voltear baldes y piscinas inflables cuando no se usan. Cuando los niños no estén usando las piscinas inflables, vacíelas y voltéelas. Haga lo mismo con los baldes de la casa, guárdelos y póngalos fuera del alcance de los niños.

Fuente: Metro Editorial Services.