Cocinan, sirven, limpian y no les pagan

Cinco mexicanas de Queens reclaman $27,000 en salarios no pagados
Cocinan, sirven, limpian y no les pagan
Exempleadas del restaurante Plaza Garibaldi en la 89-12 de la Avenida Roosevelt en Elmhurst junto a sus familiares exigen pago de salarios atrasados. Las mujeres dijeron que demandarán al dueño del restaurante si no son escuchadas.
Foto: Gloria Medina / EDLP

Queens – Cinco extrabajadoras del restaurante Plaza Garibaldi, en Queens, reclamaron ayer a su empleador que les pagara $27,000 en salarios supuestamente no pagados durante meses de trabajo.

Las mujeres, todas de México, dijeron que fueron contratadas en octubre de 2011 por el gerente del restaurante Antonio Ganoa, para trabajar por por $350 a la semana, pero con diferentes excusas no recibieron el dinero.

“Fui contratada como cocinera y me pagó sólo dos semanas y trabajé por tres meses”, dijo Celina Alvarez, de 48 años.

Al igual que Alvarez, las otras mujeres dijeron haber laborado turnos de 12 horas, seis días a la semana, sin compensación.

Anallely Alvarado, de 26 años, dijo haber trabajado haciendo tamales, lavando platos, picando carnitas, despachando la comida y a veces hasta de mesera. “A veces tuve que trabajar turno doble y no me los pagó”, añadió.

La abogada Magdalena Barbosa, que trabaja para la organización Se Hace Camino Nueva York y representa a las cinco mujeres, indicó que el restaurante tiene un historial de abuso de derechos laborales, y que esperan llegar a un acuerdo con el dueño del lugar o de lo contrario impondrán una demanda civil ante el Departamento del Trabajo.

Ganoa no fue localizado para dar declaraciones acerca de las denuncias.

En conversación telefónica el dueño del lugar Cosme Téllez se defendió diciendo que le había rentado a Ganoa la parte del negocio que se dedica a servir comida, y que fue él quien contrató a las mujeres.

“Le renté el lugar a Antonio en octubre y tuve que cerrarle las puertas porque no me pagó la renta”, dijo Téllez. “No tuve nada que ver con las personas que trajo a trabajar y ahora no lo encuentro para que me pague mi dinero y encima me metió en problemas”, aseveró el propietario del restaurante.