Baja desempleo entre hispanos

Baja desempleo entre hispanos
Baja desempleo entre hispanos
Largas colas de personas sin trabajo esperan por una posición durante una feria laboral. Hay 12.7 millones de personas sin trabajo.
Foto: Archivo

WASHINGTON, D.C.- La tasa de desempleo entre hispanos bajó 0.5% en marzo, llegando a 10.3%, de acuerdo a las nuevas cifras difundidas por la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento del Trabajo.

En tanto, a nivel nacional, la tasa de desocupación bajó por séptimo mes consecutivo, llegando a 8.2%. El mes pasado la economía sumó 120 mil empleos. Un número por debajo de las expectativas, considerando que los analistas esperaban que la cifra estuviera por encima de los 200 mil.

“Hay más trabajo que hacer, pero las nuevas estadísticas proveen evidencia de que la economía continúa recuperándose, de la peor crisis económica desde la gran depresión. Es importantísimo que continuemos realizando inversiones inteligentes para fortalecer la economía y sentar la fundación para el crecimiento de la clase media, a largo plazo”, dijo el presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Alan Krueger.

Aún 12.7 millones de personas continúan sin empleo en el país, de ellos 2.4 millones son latinos. La mayoría de los desocupados hispanos son hombres mayores de 20 años, llegando a 1.2 millones.

En marzo, el sector salud continuó creciendo, con 26 mil puestos nuevos; los servicios profesionales sumaron 31 mil el área de manufactura adhirió 37 mil puestos de trabajo.

Las mayores pérdidas se concentraron en el área de ventas con 34,000 posiciones menos. El comercio minorista fue el más afectado. Por otra parte, sectores como transporte y construcción no presentaron mayores cambios.

“El reporte está por debajo de las expectativas. El 8.2% refleja sólo a las personas que están dejando la fuerza de trabajo y no encuentran empleo”, declaró el economista de Centro para Política y Prioridades de Presupuesto, Chad Stone.

“En una recuperación fuerte, esperaríamos ver una creación de empleo de entre 250,000 y 300,000 puestos de trabajo por mes, junto a un incremento en la participación de la fuerza de trabajo”, dijo.

“No debiéramos darle demasiada importancia a los números mensuales, especialmente bajo el contexto de las tendencias positivas que hemos visto, pero no existe duda de la persistencia de un déficit profundo en empleos”, aseguró Christine Owens, directora ejecutiva de Nacional Employment Law Proyect.

“Además, las tasas bajas de participación en la fuerza laboral y el desequilibrado crecimiento de trabajos con bajos sueldos, siguen siendo una causa de preocupación, respecto a cuan robusta y sostenible será la recuperación”, agregó.

En pleno año electoral, las cifras de desempleo son el arma perfecta para atacar a Obama, quien ha sufrido múltiples críticas, por la lenta recuperación económica que ha experimentado el país, desde el final de la recesión en 2010.

Por el lado republicano, el oponente más fuerte del Presidente, Mitt Romney, insistió en que las nuevas cifras son “una decepción”.

Congresistas como el líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Eric Cantor (R-VA) concordaron. “No es suficiente para los millones de estadounidenses que siguen sin trabajo o familias que se enfrentan los altos precios de la gasolina y la incertidumbre de una economía rezagada”, explicó en una declaración.

En defensa de la gestión de Obama, legisladores como el líder de la mayoría en el Senado Harry Reid (D-NV) destacaron que la razón principal por la que no se han creado más trabajos, radica en el Capitolio.

“Los republicanos están bloqueando un proyecto de ley bipartidista que crearía o salvaría cerca de 3 millones de trabajos estadounidenses en el sector del transporte. El Senado pasó este proyecto de ley que crearía estos empleos con 74 votos demócratas y republicanos, y la Cámara de Representantes podría pasarlo inmediatamente si sus líderes sólo lo pusieran a votación”, comentó.

Precisamente, el proyecto de ley de transporte, impulsado por la senadora Bárbara Boxer (D-CA) en el Senado, es uno de los grandes pendientes en el Congreso, que antes de su receso legislativo, aprobó una extensión de 3 meses, lo que evitó la expiración de los fondos a nivel nacional en esta área.

Se espera que este sea el último proyecto de ley de empleo de gran envergadura, antes de las elecciones.