El problema que nadie dice sobre ‘Obamacare’

Las noticias sobre las deliberaciones en la Corte Suprema sobre el plan de salud de Obama estaban que ardían. A la corte le toca decidir si es constitucional obligar a la gente a comprar un seguro de salud.

Estas noticias me recordaron cuando la Familia Latina Unida llevó a cabo una manifestación en las escaleras del edificio de la Corte Suprema. Estábamos exigiendo que la corte escuchara nuestra demanda de que el gobierno dejara de deportar a los padres de niños indocumentados. Nuestro argumento era que tal acción violaba los derechos constitucionales de los niños. Lamentablemente, la Corte jamás decidió considerar nuestro caso.

Mientras nos manifestábamos miraba detenidamente a un muchacho pateando una lata vacía de soda en la calle. En los Estados Unidos, la frase “Kicking a can down the road” significa la acción de evadir una responsabilidad por medio de postergarla perpetuamente. Pensé en aquel momento “eso es precisamente lo que están haciendo con el futuro de nuestros hijos”.

Uno de los problemas con “Obamacare” es que explícitamente excluye de su cobertura a los indocumentados, y prohíbe legalmente que compren seguros hasta en precios “del mercado”.

Tal vez el lector se acordará que el presidente pensaba que era necesario vender el plan al público con la promesa repetida que “ningún ilegal va a tener beneficio del plan”.

Desde luego, desde el punto de vista de política sanitaria, no tiene sentido excluir del cuidado de salud a millones de personas. Enfermedades infecciosas, bacterias y virus no preguntan a sus víctimas si tienen papeles o no. En las salas de emergencia tienen que atender a todo el mundo. Esto aumenta el costo del servicio de salud porque es más caro tratar a un paciente cuya enfermedad no fue detectada y tratada a tiempo.

En Chicago, los barrios donde poca gente tiene seguro de salud son en su mayoría afroamericana y latina. Allí la gente vive 20 años menos, o mueren 20 años más temprano que los blancos que tienen seguro médico. En la ciudad de Nueva York, esta diferencia es de 12 años.

Cualquier persona inteligente calificaría esto como un asesinato masivo.

Esta situación es la que Obamacare pretendía corregir, pero al fin se dejaron fuera del plan a millones de hombres, mujeres y niños.

En el estado de Illinois, la legislatura estatal planea recortar su presupuesto. Han decidido cortar cuidado de salud para indocumentados, incluyendo niños. ¿Por qué es que los políticos buscan eliminar los pocos dólares que se gastan para ayudar a los niños indocumentados, sobre todo cuando estos gastos al fin y al cabo ahorran dinero para cuidado costoso en la sala de emergencia en el futuro?

Es un hecho comprobado que los indocumentados pagan impuestos. Pienso que el estado de Illinois, como el gobierno federal estadounidense, simplemente prefiere postergar el cumplimiento de sus responsabilidades como una costumbre.

He visto el crecimiento maravilloso de la comunidad latina en los Estados Unidos. En términos de la Biblia, hemos sido fructuosos y nos hemos multiplicado. Es el destino de los latinos en EE.UU. de organizarnos para defender a nuestro pueblo. Dios nos ha dado los números, y, por lo tanto, el poder de hacerlo.