Luis Enrique enseña a bailar en el Congreso de Salsa

Se trata de un evento anual que se realiza desde hace 14 años en Los Ángeles.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Luis Enrique enseña a bailar en el Congreso de Salsa
Una pareja baila salsa en Los Angeles.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Los Ángeles (EFE).- La salsa es un ritmo latino que se baila en regiones inimaginables del planeta, asegura el cantante Luis Enrique, quien promueve una jornada educativa en Los Ángeles denominada “El Congreso de la Salsa”.

“Para los salseros que andamos en gira por todos lados, el Congreso de la Salsa es la evidencia de que la salsa es el ritmo latino que más se baila en el mundo”, dijo a Efe Luis Enrique.

“Hay países en que hay academias para bailar salsa, hacen concursos de salsa y los ganadores vienen al congreso a aprender, a divertirse y a demostrar lo suyo”, aseguró.

El Congreso de la Salsa es un evento anual que se realiza desde hace 14 años en Los Ángeles y otros países.

Este año la jornada educativa en la urbe angelina se realizará del 24 al 27 de mayo en el “Conga Room” y salones del hotel Westin Bonaventure, en donde además de Luis Enrique amenizarán las fiestas posteriores a los seminarios salseros como Johnny Polanco, Oscar Hernández, Oscar D’León, Alfredo De La Fe, el Sexteto New Swing y otros artistas por confirmar.

“Mi participación consistirá en mostrar un repertorio diverso, voy a cantar lo más bailable desde la primera etapa de mi carrera”, dijo Luis Enrique en entrevista telefónica desde Miami.

“Mi objetivo será cantar lo que le gusta a mi fanaticada para que los que quieran cantar conmigo canten y los que quieran bailar que bailen, la idea es divertirnos esa noche”, aseguró el salsero que inició su carrera musical en la década de los ochenta.

Luis Enrique ha ganado durante su larga carrera dos Grammy Latino y uno estadounidense, entre otros premios, y actualmente promueve la canción “El reto”, de su álbum más reciente, “Soy y seré”.

El cantante popularmente conocido como “El Príncipe de la salsa” explicó que de la misma manera que los aderezos latinos que realzan el sabor de los alimentos, “la salsa es una fusión de ritmos que tienen como base de la preparación el son cubano”.

“Bailar salsa no es fácil y para entender como bailar ese ritmo que lleva aportes musicales de todos los países de Latinoamérica y África hay que estudiarlo para saber dónde está la clave”, indicó.

Albert Torres, quien organiza “El Congreso de la Salsa”, comenzó con un evento en 1998 en Los Ángeles y en la actualidad realiza 48 jornadas similares en diversas ciudades estadounidenses y otros países.

“La salsa es un ritmo que entra por los tobillos, sube por las rodillas y entra al corazón”, dijo a Efe Torres.

“La salsa la disfruta todo el mundo, por eso a los congresos viene gente de Asia, Europa, África, Australia y de toda Latinoamérica”, indicó.

Torres señaló que en los tres días del Congreso de la Salsa ya confirmaron más de 3.000 participantes, entre los cuales hay 400 bailarines profesionales, que provienen de 35 países.

“Yo la salsa la comparo con una paella en la que al arroz condimentado con azafrán se le agregan camarones, almejas, pollo, vegetales; pero toda esa mezcla es lo que le da el sabor a la base que es el arroz”, destacó Torres.

“Y con la salsa, que evoluciona cada día, todos los músicos y los bailadores contribuimos a que sea lo que es, por eso lleva un poco de jazz, el swing de la costa oeste, el mambo, la rumba, el guaguancó, el cha cha chá y hasta el danzón que es originario de España”, describió.

El organizador, quien se inspiró en organizar El Congreso de la Salsa en Los Ángeles a partir de un evento similar al que asistió en Puerto Rico en 1997, explicó que en la urbe angelina los asistentes podrán asistir durante todo el día a diversos seminarios con historiadores, músicos y compositores.

Además habrá entrenamientos con bailarines profesionales como instructores.

“Cuando fui a Japón para organizar el primer Congreso escuché las orquestas de salsa de los japoneses, yo dije ¡Wow!, yo no veo la diferencia de cómo cantan o bailan los latinoamericanos”, recordó Torres quien también quedó sorprendido del entusiasmo de los suecos por aprender este ritmo.