Encuentran cadáver de niño en un río

Buscan determinar si corresponde a menor desaparecido en RD

Santo Domingo – La Policía Nacional busca determinar la identidad de un niño cuyo cadáver fue encontrado este martes en el río Ozama en esta capital, para verificar si se trata de Rafael Eduardo Jourdain, un infante de cuatro años de edad que se encuentra desaparecido desde el pasado sábado dejando a sus familiares en la desesperación.

La desaparición de Rafael Eduardo ha conmovido a toda la población. Muchos han apoyado su búsqueda a través delas redes sociales y exhibiendo carteles con su imagen en vehículos y lugares públicos. Lo último que se supo del menor era que se encontraba jugando con otro niño en el parqueo del edificio en que vive con su madre, Miguelina Jourdain, y otros dos hermanos.

El cadáver encontrado en el Ozama en proceso de descomposición estaba en las proximidades del populoso barrio Simón Bolívar, en un lugar conocido como “El Hoyo del Cachimbo”. Carmen Marchena, una mujer conocida en el sector como “La Yolera” porque se mueve en bote en el río Ozama descubrió el cuerpo flotando y alertó a unos pescadores que lo sacaron a la orilla.

El cuerpo tenía un paño en la boca, pero Concepción Peña, la médico patóloga que levantó el cadáver informó que todavía no se puede determinar si el niño fue amordazado o si simplemente la cinta se le adhirió mientras flotaba en el agua. Tampoco puede adelantar si el niño fallecido padeció violencia o simplemente se ahogó.

Adelantó que el cadáver encontrado pertenece a un niño de entre cuatro y seis años de edad y lleva alrededor de 48 horas de en proceso de descomposición.

La madre Jourdain dudó de inmediato que se tratara de su vástago, aunque Jovanny García, quien se identificó como padre del niño desaparecido, aseguró que el cadáver es el de su hijo. Ambos acudieron al lugar donde apareció el cuerpo sin vida.

La Policía precisó que realizará pruebas de ADN al menor encontrado muerto, para determinar su real identidad y esclarecer las dudas de los padres del niño desaparecido.

Informó que en las próximas horas ofrecerá mayores detalles sobre el cadáver que está siendo analizado en el Instituto Nacional de Patología Forense.

El niño desaparecido desde la mañana del pasado sábado vive en el edificio 3, manzana 46-98, del sector Invivienda, en la zona oriental de esta capital.

La madre explicó que el sábado, “mis tres hijos y yo nos levantamos como de costumbre. Yo tenía que hacer una breve diligencia, por lo que dejé al niño al cuidado de su hermana de 11 años. Me fui y regresé pronto. Al ver que no estaba Rafael Eduardo, de una vez me puse a buscarlo”.

El niño vestía una franela con una imagen del “Hombre Araña” y una bermuda azul marino con franjas azules en los lados. Calzaba unos calipsos.