Enfermas de artritis reumatoide mejoran con embarazo

Han encontrado mejoría hasta en un 90% de los casos.
Enfermas de artritis reumatoide mejoran con embarazo
Embarazada
Foto: Ciro César / La Opinión

Guadalajara (Notimex).- El titular de medicina materno fetal del hospital de Ginecobstetricia del Centro Médico Nacional de Occidente (CMNO) del IMSS Jalisco, José Manuel Segura Zavala, dijo que hasta 90 por ciento de las pacientes con artritis reumatoide mejoran durante el embarazo.

Añadió que lo anterior gracias a la gran producción hormonal “propia de este evento, sin embargo, no recomienda que mujeres en estas condiciones tengan más de dos hijos, ya que la enfermedad reumatoide constituye, si no la más importante, sí un motivo para considerar de alto riesgo un embarazo”.

Indicó que son entre cuatro y cinco las pacientes que en promedio mensual son referidas al servicio a su cargo por presentar artritis reumatoide y estar embarazadas, generalmente primigestas (primer embarazo) y dentro de un rango de edad de entre 30 y 40 años.

Comentó que aunque la artritis no es una contraindicación para embarazarse, sobre todo porque dicha enfermedad suele aparecer en edad productiva, “lo ideal sería que la paciente en estas condiciones programara su embarazo”.

“Al ser una enfermedad incurable, requiere de tratamiento farmacológico de por vida, y muchos de los medicamentos son teratogénicos, es decir, que representan un alto riesgo de que el bebé desarrolle alguna malformación”.

Expresó que el momento ideal para que una mujer con artritis reumatoide se embarace, “es cuando la enfermedad no está activa, esto es que no presenta síntomas clásicos de la misma como inflamación y dolor articular, entre los más evidentes”.

Resaltó que aunque un porcentaje considerable de las mujeres mejora notoriamente durante la gestación, en especial por la alta producción de prolactina (hormona responsable de la producción de leche), “existe un segmento mínimo que puede presentar reactivación de la enfermedad”.

“Por lo que se debe de buscar el apoyo del reumatólogo para que ofrezca alternativas terapéuticas que mejoren las condiciones de la mujer, sin repercusiones para el feto”.

Destacó que existen pacientes que al momento de reactivarse la artritis durante el embarazo, puede condicionar una serie de complicaciones que redundarán en un parto prematuro, con las consecuentes desventajas para el bebé, como bajo peso, insuficiencia respiratoria y retinopatía (enfermedad ocular), entre las más comunes.

Explicó que aunque la manifestación más evidente de la artritis es la inflamación de las articulaciones, “se trata de una enfermedad sistémica, es decir, que afecta a varios órganos y sistemas que, en este caso, puede ser el corazón, por ejemplo”.

Comentó que el curso degenerativo y deformante de la enfermedad, constituye una potencial discapacidad “para la nueva mamá, no sólo en función de ella misma y sus actividades, sino para el adecuado cuidado del bebé, de ahí que ésta sea otra de las razones por las que no se aconseje más de uno o dos embarazos a estas mujeres”.

Subrayó que lo mejor es que toda mujer con diagnóstico de artritis que pretenda embarazarse, “busque la asesoría de su médico reumatólogo para que le ofrezca las alternativas terapéuticas, que por un lado la lleven a una fase de remisión y, por la otra le garanticen una mejoría sin riesgos para el nuevo bebé, en caso de una eventual reactivación de la artritis durante la gestación”.

“La artritis es una enfermedad cuya incidencia se calcula entre 1% y 2% de la población, especialmente femenina (proporción de nueve a uno en comparación con los varones) y suele manifestarse desde edades muy tempranas, inclusive desde la adolescencia”, afirmó.