El movimiento y la política

Esta semana las Comisiones de Unidad Familiar se anunciaron públicamente en 12 estados incluyendo Nueva York. Estas comisiones exigen que la administración del presidente Obama cumpla con la promesa que hizo en agosto de desechar los procesos de deportación de personas que tienen hijos o cónyuges que son ciudadanos estadounidenses, además de jóvenes indocumentados que llegaron a los Estados Unidos antes de cumplir 18 años de edad. Las Comisiones de Unidad Familiar presentaron ejemplos como evidencia de que el Departamento de Seguridad Interior (Homeland Security) no está cumpliendo con lo prometido. En otros términos los comisionados se levantaron para decir la verdad, y se comprometieron a seguir presionando a Seguridad Interior para que proteja las familias.

Esta iniciativa comenzó en Chicago donde el congresista Luis Gutiérrez y la Familia Latina Unida formaron la primera comisión. El congresista Gutiérrez es un diputado del Partido Demócrata que hace sus denuncias en un año de elecciones, en contra de las acciones de la administración de Obama. Los líderes del Partido Demócrata dicen que Gutiérrez debe callarse hasta después de las elecciones.

La presión para que se callen también afecta las organizaciones y hasta las iglesias. El movimiento en los Estados Unidos depende cada vez más de los fondos proporcionados por los gobiernos federal y estatal y de fondos caritativos que claramente tienen su propia agenda política. Ha llegado el momento de conversar honestamente sobre el rumbo de nuestro movimiento.

El congresista Gutiérrez señala que Rosa Parks, al rehusar levantarse de su asiento en el ómnibus, jamás permitió que las consideraciones políticas guiaran a sus acciones. De hecho, los líderes del movimiento pro derechos civiles desafiaron a los presidentes demócratas Kennedy y Johnson, parar lograr la meta de poner fin a la segregación legal. La comunidad latina debe aprender de esa historia.

La semana que entra en Carolina del Norte, Gutiérrez y la Familia Latina Unida estarán en la ciudad de Charlotte donde Seguridad Interna pretende deportar a Gabino Sánchez, padre de dos niños ciudadanos estadounidenses y quien vino cuando tenía 14 años de edad, y vive en Carolina del Sur, estado que tiene la ley “muéstrame tus papeles” que promueve el perfil racial de parte de la policía.

En 2008 el sufragio latino en los Estados Unidos participó masivamente y eligió a Barack Obama como presidente. Ahora, Gutiérrez exige que el gobierno federal proteja a las víctimas de perfil racial en estados como Carolina del Sur, de la misma manera que el movimiento pro derechos civiles exigió que el gobierno federal protegiera a los afroamericanos de la segregación, en esos mismos estados.

Si el Departamento de Seguridad Interna no protege el derecho de unidad familiar el lunes próximo en Charlotte, Carolina del Norte, la Familia Latina Unida ha declarado que convocará una marcha masiva a Charlotte, donde la Convención del Partido Demócrata se llevará a cabo en agosto.