Zozobra en El Barrio por ola criminal

Residentes viven en un ambiente de inseguridad y piden parar la delincuencia
Zozobra en El Barrio por ola criminal
El arresto de unas 15 personas durante el festival de 5 de Mayo.
Foto: George Carva / EDLP

El Barrio.- Un aumento en tiroteos, robos y asaltos, entre otras actividades delictivas, tiene a los residentes de El Barrio molestos y con los nervios de punta.

La creciente ola criminal despertó la preocupación de autoridades y organizaciones que ahora demandan un alto a la delincuencia.

Según estadísticas de la policía, en lo que va del año el índice de criminalidad aumentó significativamente en comparación con 2011.

El cuartel de policía 23 reporta 234 delitos para en los primeros cuatro meses del año, que incluyen reportes de violación, robo y asalto, entre otros. En el cuatrimestre de 2011 se registraron 177 delitos. Lo mismo sucede en el precinto 25, que reportó 214 crímenes, en comparación con los 193 del cuatrimestre pasado.

Tan sólo en abril, el cuartel 23 registró 20 robos, 22 asaltos y 17 delitos mayores; y el precinto 25 reportó 24 robos, 16 asaltos y 20 delitos mayores.

Entre los recientes hechos violentos, destaca el tiroteo del pasado 12 de abril en una farmacia RX Surgical Pharmacy, ubicada en la esquina de la calle 119 y la Primera Avenida en East Harlem. El intento de robo de pastillas de prescripción médica dejó un asaltante muerto y a la comunidad conmocionada.

Oficiales también son víctimas del crimen. El 17 de abril, el agente Eder Loor, de 28 años, fue apuñalado en la cabeza frente a una tienda ubicada en la calle 107 y la Tercera Avenida. El victimario, un hombre de 26 años con problemas mentales, fue arrestado en cuatro ocasiones en el pasado.

Otro acontecimiento que hundió a El Barrio en un ambiente de inseguridad, fue el arresto colectivo que la uniformada realizó en el festival del 5 de mayo de la calle 116, en donde unos 15 supuestos pandilleros de “Los Vagos” y “Los Sureños” fueron acusados de actos de disturbio.

Comerciantes de la zona indicaron que la presencia de pandillas se incrementó en los últimos meses, y que muchos de los robos son a manos de jóvenes entre 16 y 25 años.

Una vendedora ambulante que está la calle 116 por más de 15, y que prefirió identificarse como “Margarita”, dijo que menores deambulan en la madrugada entre la Tercera y Primera avenidas, causando temor entre empleados del restaurante.

“Los trabajadores que salen tarde son los que más sufren por robos. Como ambulantes conocemos las calles y notamos que hay más crimen”, agregó.

La puertorriqueña Magali Landa, de 42 años, comentó que teme por la seguridad de sus hijos de 10 y 13 años.

“Mis muchachos pueden ser víctimas de un tiroteo sin estar involucrados. La policía hace su trabajo, y los padres debemos ayudar a controlar a nuestros hijos”, indicó la residente de la calle 103.

Según la policía, hubo una reducción del índice de criminalidad en la última década. En el cuartel 23, la cifra de delitos reportados en 2001 fue de 1,321, y en 2011 de 874. En el cuartel 25, la cifra pasó de 1,052 delitos en 2001 a 887 en 2011. La Policía indicó que han resuelto crímenes graves, y que continuará trabajando para garantizar la seguridad en las calles.