Policías irán a juicio por ‘homicidio’

Los inculpados se declararon no culpables
Policías irán a juicio  por ‘homicidio’
Manuel Ramos.
Foto: AP

SANTA ANA.- A dos agentes de policía del Sur de California se les ordenó el miércoles presentarse a juicio por la muerte del enfermo mental desamparado ocurrida el verano pasado luego de un violento arresto.

El juez Walter Schwarm del Tribunal Superior del Condado Orange emitió el dictamen luego de una audiencia que incluyó un video de vigilancia del enfrentamiento entre los agentes y Kelly Thomas, de 37 años, en la ciudad de Fullerton.

El agente Manuel Ramos está acusado de homicidio en segundo grado y homicidio culposo. Al capitán Jay Cicinelli se le acusa de homicidio involuntario y agresión con lesiones por parte de un agente público. Ambos se han declarado no culpables.

Los agentes se enfrentaron a Thomas mientras investigaban denuncias de un hombre desamparado que estaba mirando los autos estacionados en un centro de transporte.

“Esta es otra victoria, en otra batalla”, dijo Ron, el padre de Thomas. “Vamos a empezar una nueva con el juicio”.

John Barnett, abogado de Ramos, dijo que buscará la revisión del fallo de Schwarm en otro tribunal y que no espera que su cliente tenga que enfrentar un juicio con jurado.

“Nos desilusiona que hayan sido retenidos para responder pero buscaremos una revisión de la forma adecuada”, dijo a los periodistas luego del fallo.

El fiscal del distrito del condado de Orange, Tony Rackauckas, señaló durante la audiencia que Ramos se impuso mediante la fuerza ante Thomas, que no usaba camisa, con sus comentarios amenazantes y una postura agresiva; acciones que a cualquier persona le hubieran causado temor por estar a punto de ser golpeado por la policía.

“Cualquier persona o criatura de este mundo hubiera tenido miedo en ese momento”, dijo Rackauckas en el tribunal durante la audiencia preliminar.

Los fiscales de la defensa replicaron que la policía, que está autorizada y entrenada para utilizar la fuerza cuando es necesario, vio el incidente como un encuentro con un hombre que se negó a dar su nombre y continuó resistiéndose al arresto aun cuando varios agentes acudieron para prestar ayuda.

La audiencia de tres días estuvo marcada por la repetición de fragmentos de un video de seguridad y grabaciones de audio del enfrentamiento. La filmación incluye escenas de los agentes golpeando e inmovilizando a Thomas mientras él grita que no puede respirar y llama a su padre, hasta que se queda en silencio y es trasladado por los médicos, dejando un charco de sangre en el piso.

Barnett, abogado de Ramos, dijo durante la audiencia que el video, que fue presentado por la fiscalía, muestra que su cliente hizo una amenaza condicional durante la conversación con Thomas y señaló que quería que el hombre comenzara a escuchar y acatara las órdenes de la policía, tales como sentarse con las piernas extendidas y darle el nombre a los agentes.

“Todo lo que tenía que hacer Thomas era obedecer”, afirmó Barnett. “El agente Ramos solo lo levanta, va a arrestarlo… No solo puede hacerlo, sino que debe hacerlo. Tiene la obligación de hacerlo”.

“El agente Ramos no hizo nada que pueda haber matado a Kelly Thomas”, dijo Barnett, señalando que en el video solamente se ven los pies del hombre.

La fiscalía argumentó que Ramos golpeó a Thomas en las costillas, lo tiró y lo sujetó contra el suelo mientras Cicinelli, que llegó más tarde al lugar de los hechos, usó cuatro veces una pistola paralizante Taser contra Thomas, mientras este gritaba de dolor, y también le golpeó el rostro ocho veces con dicha pistola.

Thomas perdió el sentido y fue llevado a un hospital. Fue desconectado de los aparatos que lo mantenían con vida y murió cinco días después.

La oficina del médico forense llegó a la conclusión de que Thomas murió por compresión del tórax, lo que le dificultó la respiración normal y dejó sin oxígeno al cerebro, y lesiones en la cara que se originaron por el enfrentamiento con la policía.

Michael Schwartz, abogado de Cicinelli, recusó estas conclusiones y puso de manifiesto que el testimonio de un paramédico que trató a Thomas en el lugar de los hechos indica que Thomas estaba respirando, aunque con dificultad, durante el enfrentamiento.

Schwartz también defendió el uso de la pistola Taser contra Thomas, que aún luchaba y se resistía a los esfuerzos de los agentes por colocarle las esposas, y señaló que Cicinelli golpeó la mano de Thomas con la pistola cuando el hombre hizo un esfuerzo por tomar el arma.

El incidente provocó una investigación del FBI , una investigación interna por parte de la ciudad, manifestaciones de los residentes y un esfuerzo por destituir a tres concejales.