Tensión en El Bronx por lucha para Congreso

Adriano Espaillat y Charles Rangel luchan por el Distrito 13
Tensión en El Bronx por lucha para Congreso
Adriano Espaillat (der.) y Charles Rangel tendrán en el condado de la salsa-rengue una contienda decisiva.
Foto: AP

Nueva York.- Quien gane El Bronx, gana el Distrito 13. Eso es lo que se escucha en los corrillos políticos, porque se asegura que tanto Adriano Espaillat como Charles Rangel tienen su voto duro en Manhattan y, en una contienda tan cerrada, el condado del salsa-rengue puede marcar la diferencia.

Y en El Bronx, la carrera por la nominación Demócrata por el Distrito 13 está creando tensión. La semana pasada, el senador estatal Adriano Espaillat se anotó una victoria con el respaldo del ex presidente de El Bronx, Fernando Ferrer, una de las figuras más destacadas del condado.

Y esta semana, el congresista Charles Rangel se desquitará con el apoyo del actual presidente del condado, Rubén Díaz hijo, quien anunciará oficialmente su decisión hoy al mediodía.

Díaz dijo, a través de su vocero, que se siente “orgulloso de respaldar a Rangel, porque éste tiene un largo historial de servicios a favor de la ciudad de Nueva York”.

El respaldo de Díaz a Rangel le daría al congresista mucha oportunidad de ganar el voto de los evangélicos, que son un bastión poderoso en el condado. El equilibro lo conseguiría Espaillat de contar con el respaldo del concejal Fernando Cabrera, cuyo distrito tiene una sección dentro del Distrito 13, y quien es pastor y cuenta con fuerte respaldo de las iglesias evangélicas.

Cabrera, que es de padre dominicano y madre puertorriqueña, dijo que aún no ha tomado su decisión, “porque Rangel y Espaillat son buenos candidatos”.

“Lo bueno de Rangel es que tiene 40 años en la Cámara de Representantes y representa a los afroamericanos en el Congreso, lo que trae muchos ingresos a la ciudad”, dijo Cabrera.

“Espaillat, por su lado, tiene una gran experiencia como legislador estatal, lo que de llegar al Congreso federal causaría un impacto positivo en el distrito”, señaló.

Cabrera reveló que tomaría una decisión en las próximas dos semanas.

Hasta el momento, Espaillat cuenta con el apoyo en El Bronx del asambleísta Nelson Castro, quien es dominicano, y del senador estatal Gustavo Rivera, quien es puertorriqueño.

Rivera dijo que está respaldando a Espaillat porque éste tiene un liderazgo probado en Albany.

“Por ejemplo, hace 15 años, cuando Espaillat era asambleísta, gracias a su liderazgo se logró que los estudiantes indocumentados pudieran ingresar a la universidad en el estado de Nueva York, ha liderado la batalla para el Dream Act, y fue un líder para que se consiguera el año pasado mejorar las leyes de vivienda para proteger a los inquilinos”, dijo Rivera. “Y ese tipo de energía y de liderazgo es que Espaillat va a llevar al Congreso”, señaló.

El asambleísta Castro también destacó el liderazgo de Espaillat en Albany, y aseguró que aunque Rangel ha hecho un buen trabajo, “siempre es bueno tener en Washington a una persona que represente a una comunidad en particular, y el Distrito 13 es 55% latino”.

El factor étnico podría inclinar la balanza a favor de Espaillat. De los 1.4 millones de habitantes de El Bronx, el 53.5% es hispano. Hay 257,087 dominicanos y 286,331 puertorriqueños.

En el mapa de El Bronx del Distrito 13 en particular, hay una población de 184,812 habitantes, y el porcentaje de hispanos alcanza el 63.5%, contra un 19.2% de afroamericanos, según datos de la Mesa Redonda Domínico-americana.