Comunidades Seguras se reinstalará en NY

El programa de ICE, envía a sus países a indocumentados que violen la ley
Comunidades Seguras se reinstalará en NY
Como en otras partes del país, la comunidad hispana está preocupada con la próxima implementación del programa Comunidades Seguras en Nueva York.
Foto: Archivo AP

Nueva York.- Pese la negativa de políticos y activistas locales, el gobierno federal anunciará el martes la activación obligatoria e inmediata del programa Comunidades Seguras en el estado de Nueva York.

La noticia, difundida por activistas y confirmada por la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), deja sin efecto la decisión del gobernador Andrew Cuomo, quien suspendió la participación del Nueva York en tal programa por su efecto negativo en la relación de la Policía con las minorías.

Comunidades Seguras, un programa de ICE que envía a sus países a indocumentados que violen la ley, fue responsable de la deportación de 216,698 inmigrantes con antecedentes criminales en 2011, según la agencia.

Desde 2008, esta iniciativa ha sido criticada por fallas que condujeron a la detención y la deportación de indocumentados sin antecedentes criminales, extranjeros con residencia legal y ciudadanos americanos.

Cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) de 2011 muestran que 55% de los inmigrantes deportados por Comunidades Seguras cometieron delitos menores o carecían de historial delictivo.

El director de comunicaciones de gobernador Cuomo, Rich Bamberger, dijo que el mandatario todavía tiene dudas sobre esta política. “Seguiremos monitoreando lo que ocurra, porque aún no está claro cómo se va a aplicar”, expresó.

En el despacho del alcalde Michael Bloomberg, también opositor del programa, la frustración fue clara.

“Desearíamos que ellos [ICE] hubiesen visto el proceso que desarrollamos aquí, el cual es el perfecto balance entre seguridad pública y seguridad nacional”, expresó el asesor político del alcalde, John Feinblatt, refiriéndose a la política de transferencia de información migratoria que existe en la prisión municipal de Rikers Island. Bajo esta iniciativa, ICE sólo es informado de aquellos detenidos con antecedentes criminales de gravedad.

La presidenta del Concejo, Christine Quinn, una de las promotoras de la medida que evitó la implementación del programa en la cárcel de Rikers Island, convocó a los medios este lunes en la Alcaldía para rechazar la decisión de DHS.

“Me opongo a que cualquier gobierno obligue a Nueva York a cumplir esta política injusta”, escribió en un email.

Ayer grupos de activistas encendieron sus maquinarias para denunciar lo que catalogan como un “programa que viola la Constitución”.

Michelle Fei, del Proyecto de Defensa de Inmigrantes, una coalición que aboga contra Comunidades Seguras en Nueva York, dijo que el presidente Barack Obama “debe parar esto de inmediato”. Fei destacó que la Ciudad debe promover una ampliación de la política utilizada en la cárcel de Rikers para proteger a más personas.

Jackie Esposito, de la Coalición de Inmigrantes de Nueva York, recordó el estudio del 2011 del Instituto de Leyes y Políticas Sociales que demostró que la mayoría de los detenidos por Comunidades Seguras son latinos.

“Se ha demostrado que este programa socava la seguridad y viola los derechos civiles”, puntualizó la activista, quien mantiene que esta medida “afecta la percepción que la gente tiene de la Policía”.

Trascendió que el programa también se activará en Arkansas, Wyoming y Massachussetts el 15 de mayo y se espera que en todo el país antes de finalizar 2013.